Polygala, un toque malva en tu jardín durante todo el año

Nuestra ficha de plantas de hoy nos adentra en el mundo del género Polygala.

Existen unas 400 especies diferentes dentro del género que podemos encontrar en casi cualquier rincón del planeta. Además, éste es sólo uno de los que se encuentran en la familia Polygalaceae, reconocida por incluir plantas que producen una savia lechosa.

Y con tantas opciones, ¿con cuál me quedo?

Pues hemos seleccionado para tu hogar una especie de Polygala fácil de cultivar y mantener, con una floración durante casi todo el año. Nuestra protagonista es la  Polygala myrtifolia. Te contaremos sus principales características y usos, cómo cultivarla, cuidarla y todos los problemas que pueden causarle daños.

¡Vamos a conocerla!

Polygala myrtifolia: características y usos

polygala-myrtifolia

Nombre científicoPolygala myrtifolia L.
Nombre comúnPolígala, polígala de hoja de mirto, lechera del cabo
DivisiónMagnoliophyta
ClaseMagnoliopsida
FamiliaPolygalaceae
TribuPoligalae
GéneroPolygala
OrigenSudáfrica

La Polygala myrtifolia tiene un nombre interesante. En griego poly significa “mucho” y gala “leche”. Por otra parte, en Latín myrti es “mirtos” y folia son “hojas”.  Así, ya tenemos una idea de cómo es esta planta: tiene una savia lechosa y sus hojas son similares a las de los mirtos. Pero su característica más llamativa son sus flores de colores malvas.

Este arbusto perenne es originario de Sudáfrica, pero hoy en día podemos encontrarlo en muchos lugares de la península, preferiblemente con climas cálidos. Es una planta muy resistente y de rápido crecimiento que se adapta a múltiples jardines, tanto en interior como en exterior, aunque siempre zonas muy luminosas. Además, tolera bien el viento y los suelos salinos.

El tamaño de la polígala oscila entre el 1,5 y los 3 metros. Tiene un tallo leñoso y resistente, con muchas ramificaciones cubiertas de hojas pequeñas, ovaladas y de color verde o incluso gris. Su porte puede modificarse mediante una poda adecuada.

Esta planta florece durante casi todo el año.

La floración de esta especie se mantiene durante muchos meses especialmente en climas mediterráneos, zonas cálidas y poco húmedas. Las flores, en tonos violetas, morados y malvas son muy llamativas pero no aromáticas. Aparecen en racimos al final de los tallos y consisten en dos pétalos abiertos que parecen una mariposa.

¿Qué usos podemos darle a la polígala?

La Poligala myrtifolia es muy utilizada en jardines como planta ornamental en macizos florales con otras especies o como ejemplar aislado. Su resistencia la hace perfecta para jardines costeros y también se emplea como cortavientos en jardines nuevos. Al tolerar suelos secos es una gran opción si estás pensando en realizar xerojardinería.

Pero no sólo es ornamental. En su África natal esta planta es muy valorada como producto medicinal por sus propiedades antibacterianas y antimicóticas.

Cultivo, cuidados y posibles problemas de la Polygala myrtifolia

flor polígala

Esta especie es de fácil cultivo y mantenimiento.

Crece de forma silvestre en dunas y zonas rocosas, pero también en bosques y zonas próximas a arroyos. Se adapta bien a todo tipo de terrenos, incluyendo las zonas costeras, pero necesita suelos bien drenados para mostrar su mejor aspecto y florecer durante todo el año.

La Polygala myrtifolia necesita mucha luminosidad. Puedes cultivarla en zonas de semi-sombra que varíen con las estaciones, pero asegúrate de que reciba un aporte solar alto.

Al ser una planta de zonas cálidas, sufre con las heladas y hay que protegerla de temperaturas bajas. Lo que lleva mejor es la escasez de agua. Sin embargo, si quieres verla florecer todo el año haz un riego frecuente pero sin llegar a encharcarla.

La polígala no necesita poda.

Con todo, es frecuente podarla para cambiar y mantener su porte, forma y tamaño.  Para cultivar la polígala como un arbolillo poda sus ramas inferiores dejando un sólo tallo y recorta las laterales para que crezca en altura. Cuando quieras mantenerla como un arbusto más bajo, deja varios tallos principales y poda las ramas salientes o enfermas.

Si estás pensando en cultivar tu propia Polygala myrtifolia tus mejores opciones son las semillas y los esquejes. La mejor época es primavera, especialmente en climas muy secos.

poligala-en-jardin

La polígala no suele verse afectada por muchas plagas o insectos. Los climas más secos pueden causarle problemas con la cochinilla o los pulgones, pero se pueden erradicar si se está atento a su aparición. Otros problemas frecuentes vienen derivados de un mal drenaje del suelo o falta de abono. Lo más habitual es que la planta no florezca o no tenga aspecto saludable si está muy encharcada, no recibe suficiente luz solar o no tiene un suelo nutrido.

Ahora ya sabes todo lo que necesitas para incorporar la Polygala myrtifolia a tu jardín. ¿Dónde vas a plantar la tuya?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This