Escucha el post
Voiced by Amazon Polly

Estarás de acuerdo con nosotros en que todo propietario de un jardín busca el espacio perfecto. Tener una zona verde en óptimo estado es el sueño de cualquier jardinero o floricultor.

Como bien sabrás, existen numerosas especies ideales para la ornamentación y las plantas trepadoras son un buen ejemplo de ello.

¡Y no sólo se usan para decorar!

A diferencia de lo que muchos podamos pensar, las trepadoras no sólo cuentan con aplicaciones ornamentales, también hay variedades destinadas al consumo humano, es decir, las trepadoras hortícolas (kiwi, vid, etc.)

Hoy, en este nuevo artículo de jardinería, analizaremos las especies más comunes, así te servirán de inspiración en la decoración de tu jardín o tu terraza. Además, detallaremos las características más importantes y los cuidados que requieren cada una de ellas.

Nunca está de más conocer los detalles de una planta incluso antes de proceder con su cultivo.

¿Empezamos?

¿Qué es una planta trepadora?

Antes de proceder a analizar las trepadoras más comunes, no está de más empezar definiendo lo que son estas plantas, pues como bien dice el refrán “no se empieza una casa por su tejado”.

Las plantas trepadoras son el resultado de la evolución de su especie. Es una vegetación que con el paso de los años se ha adaptado a condiciones muy complejas y ha conseguido desarrollar nuevas técnicas de supervivencia.

Destacan por presentar raíces aéreas para sujetarse a una superficie.

Las trepadoras son capaces de trepar por muros, paredes, pérgolas y vallas y el objetivo de esta vegetación no es otro que el de engancharse a estos elementos para no caerse. A diferencia de lo que puedas pensar, no comienzan a ascender desde el momento en el que se siembran.

Las trepadoras comienzan a desarrollarse en el suelo.

A medida que van creciendo, van escalando por las superficies. Para poder llevar a cabo su ascenso, desarrollan diferentes órganos de fijación como por ejemplo los zarcillos, los uncinos o las raíces adventicias.

No están diseñadas para trepar por sí solas, de ahí que se valgan de diferentes soportes para alcanzar grandes alturas. Además, no son capaces de mantenerse erguidas si no cuentan con una guía para encaramarse. Normalmente, estas guías suelen ser otra planta, una roca o una pared.

Sin embargo, también existen especies que no necesitan superficies para trepar.

Éstas son las rastreras o las tapizantes, un tipo de vegetación que ya hemos analizado en uno de nuestros posts anteriores.

Las trepadoras pueden ser una excelente opción no sólo para decorar una estancia o una zona del jardín, también para aprovechar el espacio. A veces tenemos pequeñas áreas en el huerto, dentro de casa o en la terraza, que resultan aburridas y poco prácticas.

Con el uso de estas plantas estaremos creando una mayor sensación de amplitud, dando color y embelleciendo esas superficies.

¡Aprovecha una zona con el uso de trepadoras!

¿Qué tipos de plantas trepadoras existen?

planta-trepadora-pared

Tal y como hemos dicho anteriormente, las plantas trepadoras son capaces de escalar gracias a los diferentes órganos que desarrollan. Según esto, esta vegetación se puede clasificar en 5 grupos diferenciados.

Las trepadoras con zarcillos

Son las que cuentan con unos pequeños órganos de sujeción (zarcillos) que ofrecen la posibilidad y la capacidad de enroscarse. En realidad, son sus hojas las que se transforman en esos filamentos que funcionan como unas ventosas.

Entre las variedades más comunes están por ejemplo la Clematis, la Passiflora caerulea o la Vitis vinifera.

Las especies autónomas

Son las que producen raíces diminutas a lo largo de los tallos para poder adherirse a superficies como las paredes, los muros o las pérgolas. No requieren de ningún tipo de ayuda para crecer, de ahí que se consideren “autónomas.

Se desarrollan relativamente rápido y en este grupo podrás encontrar la Hedera helix, el Ficus repens o la Monstera deliciosa.

Las enredaderas

Cuentan con unos tallos largos y volubles que tienen el objetivo de enredarse a tutores, alambres, postes, etc. En este caso, son especies que necesitan una guía, ya que no trepan por sí solas.

Dentro de este grupo podemos encontrar el Jasminum azoricum, el Campsis radicans o el Ipomoea purpurea.

Las trepadoras de espinas

 Son las plantas trepadoras que desarrollan espinas que luego usan para encaramarse sobre un soporte. Generalmente necesitan estar atadas y guiadas para lograr un desarrollo óptimo. Los rosales y las zarzas son los representantes perfectos de este grupo de plantas.

Las apoyantes

No poseen órganos que permitan la sujeción a las superficies, por ello, deben apoyarse sobre algún tipo de soporte o estructura. En el momento en que se plantan, es recomendable suministrarles una ayuda o soporte para guiarlas.

Destacan especies como la Bougainvillea spectabilis, la Podranea ricasoliana y el Plumbago capensis.

Es importante señalar que no se debe confundir las plantas trepadoras con las enredaderas. A priori pueden parecer ser las mismas, pero en realidad, y tal y como has podido comprobar con la clasificación anterior, no lo son.

Las enredaderas son plantas trepadoras, pero estas últimas pueden no ser enredaderas.

También debes saber que existen trepadoras con flor o sin flor. Las que florecen son perfectas para decorar el jardín, pues lo llenarán de color y de vida. En los próximos apartados podrás encontrar algún ejemplo de ellas.

Las trepadoras más comunes

Las plantas trepadoras son una opción fantástica para llenar de vida y de color los espacios más aburridos y desaprovechados tanto del jardín como del huerto o del interior de una vivienda.

Las más comunes son las variedades de uso ornamental, pero no son las únicas. Tal y como hemos mencionado en apartados anteriores, existen otras plantas trepadoras importantes como las especies hortícolas (vid, kiwi, calabaza, etc.)

A continuación, podrás encontrar el análisis de cinco de las trepadoras más comunes. Cada una de ellas corresponde a uno de los grupos detallados, es decir, una será de espinas, otra será apoyante y las demás serán con zarcillos, autónomas y enredaderas.

Vitis vinifera, la trepadora con zarcillos

Nombre común: Vid, parra

Nombre científico: Vitis vinifera

Clase: Magnoliopsida

Familia: Vitales

Género: Vitis

Especie: Vitis vinifera L.

Origen: Planta trepadora originaria de las regiones del suroeste de Asia y del centro y suroeste de Europa.

Distribución: En la actualidad, esta planta crece en todas las zonas que presenten un clima templado. Con el paso de los años se ha extendido por casi todo el mundo.

vitis-vinifera

Vitis vinifera, más conocida como vid, es una planta trepadora hortícola que desarrolla unos pequeños órganos (zarcillos) para encaramarse y trepar por una superficie.

Esta especie presenta un tronco retorcido y tortuoso que puede llegar a medir unos 30 metros si se deja crecer libremente. Su corteza es gruesa y áspera, y de ella crecen las ramas.

Sus hojas son grandes y de estípula caduca.

Las flores de la vid son hermafroditas, de color verde y se encuentran reunidas en panículas laterales. Están colocadas de manera opuesta a las brácteas.

Pero lo que verdaderamente interesa de esta planta trepadora son sus frutos. Como bien sabrás, la Vitis vinifera produce bayas globosas (uvas) con 2-4 semillas, piriformes y ovoides, con chalaza elíptica.

Cuenta con una gran importancia económica, pues las uvas son uno de los frutos más apreciados, nutritivos y ricos en vitaminas.

¿Qué necesita la vid para desarrollarse?

Como toda especie vegetal, la Vitis vinifera requiere de unos cuidados específicos y unas condiciones de cultivo básicas para poder desarrollarse correctamente y con los mejores resultados posibles.

Cuando hablamos de condiciones y cuidados de siembra, nos estamos refiriendo a por ejemplo el riego, el abonado o el tipo de suelo en el que se debe plantar.

Lo que debes saber es lo siguiente:

No es exigente en cuanto al tipo de suelo, pero prefiere los terrenos calizos, ligeros, ricos en materia orgánica y que estén bien drenado. No tolera los encharcamientos, por lo que el drenaje es un factor clave.

– Se debe regar frecuentemente durante las épocas de más calor (verano). Entre riego y riego hay que esperar a que el suelo esté totalmente seco, al menos la parte superficial de la tierra, para evitar los encharcamientos. Durante el resto del año, la cantidad de riegos debe disminuir, pero sin olvidar que la superficie del terreno debe estar seca.

– Hay que abonar la planta cada año y a finales del invierno. Se debe llevar a cabo un abonado natural (con compost o estiércol) y un fertilizado mineral durante la primavera y el verano.

– En cuando a la poda, cabe señalar, que a la Vitis vinifera le conviene una poda intensa a finales del inverno para fortalecer la planta.

Como ves, el cultivo de vid no requiere grandes dotes de jardinería o demasiado esfuerzo por tu parte. Con que prestes atención y tengas en cuenta lo mencionado, no tendrás problema alguno.

Monstera deliciosa, la trepadora autónoma

Nombre común: Cerimán, costilla de Adán

Nombre científico: Monstera deliciosa

Clase: Lilipsida

Familia: Araceae

Género: Monstera

Especie: Monstera deliciosa

Origen: Planta trepadora procedente de las áreas tropicales de América.

Distribución: Actualmente, se puede encontrar de forma silvestre desde el sur de México hasta América del Sur.

monstera-deliciosa

La Monstera deliciosa, más conocida como costilla de Adán, es una planta perenne trepadora que cuenta con un tallo grueso que puede llegar a alcanzar los 20 metros de largo. Esta especie se caracteriza por contar con unas raíces aéreas que usa para agarrarse y trepar por una superficie.

Se trata de un arbusto con hojas acorazonadas de grandes dimensiones (en ocasiones llegan a medir 1 metro de longitud). En un comienzo, las brácteas son enteras, pero a medida que van creciendo, comienzan a dividirse en diferentes lóbulos.

Su forma recuerda a una costilla, de ahí su nombre.

¿Y sus flores? Pues bien, la Monstera deliciosa desarrolla flores grandes, con la forma típica de la familia Araceae. Tienen una espata amplia y en el interior guardan el fruto. El fruto también es de grandes dimensiones (30 centímetros de longitud) y en sus primeros fructificaciones es muy tóxico.

Sin embargo, cuando madura por completo puede consumirse.

Las necesidades de cultivo de la Monstera deliciosa

La costilla de Adán es una especie de bajo mantenimiento y sencillos cuidados. No es tan exigente como otras plantas, pero, para desarrollarse adecuadamente, sí necesita lo siguiente:

– El terreno en el que se vaya a plantar debe ser de una base de tierra de bosque rica en materia orgánica. Si está plantada en una maceta, los cambios de tiesto deben hacer en las épocas de calor, es decir, en primavera y verano.

– La Monstera deliciosa necesita humedad ambiental. Los riegos que realices deben mantener la tierra húmero, pero cuidado, un exceso de humedad puede provocar la aparición de enfermedades de tipo fúngico. Mejor regar de menos que de más.

 – Hay que abonarla con fertilizante líquido con cierta regularidad desde abril a septiembre.

– Requiere de un ambiente cálido, bañado por la luz solar. No soporta que los rayos del sol incidan directamente sobre ella, por lo que se adapta mejor a las zonas menos iluminadas. Un exceso de luz puede causarle quemaduras en las hojas.

Campsis radicans, la enredadera de vistosas flores

Nombre común: Campsis, enredadera de trompeta, jazmín de Virginia, Begonia roja, trompetilla.

Nombre científico: Campsis radicans

Clase: Magnoliopsida

Familia: Bignoniaceae

Género: Campsis

Especie: C. radicans

Origen: Planta trepadora, enredadera, originaria de Norteamérica. Es nativa de los bosques del sudeste de EEUU.

campsis-radicans

La Campsis radicans es una enredadera rústica, de crecimiento rápido y muy resistente. Dispone de un tallo leñoso, con abundantes raíces aéreas para poder sujetarse a las superficies, y puede llegar a medir unos 10 metros de altura.

Sus ramas son largas y flexibles, como lianas.

Esta especie cuenta con unas hojas pinnadas, oblongas u ovaladas, con el borde aserrado y de color verde. Son caducas pues en la época seca, es decir, durante el otoño y el invierno, se caen para volver a crecer en primavera.

Las flores son su principal atractivo.

Éstas, se agrupan en inflorescencias en forma de trompeta, de color rojo o amarillo (dependiendo de la variedad que sea). Brotan desde verano hasta otoño y presentan una corola tubular (tubo anaranjado y limbo escarlata) y lóbulos cortos y redondos.

¿Y los frutos? Son cápsulas de forma cilíndrica, de color castaño y con una longitud entorno a los 10 centímetros.

Los cuidados básicos de la Campsis radicans

La Campsis radicans es una planta ideal para los jardineros más inexpertos gracias a los pocos cuidados que requiere. Aunque no tengas mucha experiencia, podrás lograr un cultivo perfecto para decorar esa pared tan sosa.

Lo único que debes saber sobre esta trepadora es lo siguiente:

– Es de crecimiento rápido por lo que, si no se controla, puede descontrolarse y alcanzar grandes alturas.

– Se desarrolla de forma óptima en exterior y lo puede hacer tanto a pleno sol como en zonas de semisombra.

– En cuento al terreno, no es planta exigente. Lo único verdaderamente importante es que debe estar bien drenado.

– El riego debe ser más frecuente en verano. No dejes secar el sustrato y durante el invierno reduce los suministros de agua, sobre todo si se producen heladas. Procura que el sustrato no se seque, pues puede producirse un decaimiento del follaje.

– Se debe abonar en primavera y verano con un abono universal que sea para plantas de flor. Lee atentamente la etiqueta y sigue las instrucciones que aparece en el envase.

– Es una planta muy resistente que soporta heladas de hasta -5ºC.

– A la hora de podar, es mejor quitar los tallos que ya hayan dado flor y hacerlo a finales del invierno. Además, se deben eliminar las flores marchitas para estimular el crecimiento de las nuevas.

Rosa californica, el arbusto espinoso

Nombre común: Rosa californiana, rosa silvestre californiana.

Nombre científico: Rosa californica

Orden: Rosales

Familia: Rosaceae

Género: Rosa

Especie: Rosa californica

Origen: Este arbusto es originario de ciertas regiones de EEUU y de México.

Distribución: Habita en California, Oregón y Baja California. También se puede encontrar en regiones áridas como las colinas de Sierra Nevada (en las que pueden sobrevivir a la sequía).

rosa-californica

La Rosa californica es un arbusto trepador que forma matorrales. Con tallos espinosos y curvos, esta planta puede llegar a alcanzar los 2 metros de altura, aproximadamente. Es una especie de hojas caducas, es decir, las brácteas se caen durante el otoño.

Pero por lo que más se conoce a la Rosa californica es por sus flores perfumadas.

Éstas pueden crecer solitarias o en inflorescencias. Cada una de las rosas está abierta de cara, presenta cinco pétalos de tonalidades que pueden variar del rosa casi blanco al magenta profundo.

Producen escaramujos, frutos pomáceos de color rojo anaranjado.

La Rosa californica puede autopolinizarse o valerse de insectos para transferir el polen de una flor a otra.

¿Cuáles son sus requisitos de cultivo?

Esta planta trepadora, al igual que las ya analizadas anteriormente, requiere de unos cuidados específicos y de unas condiciones de cultivo básicas para desarrollarse de manera óptima y poder sobrevivir.

Los requisitos más importantes son los siguientes:

– La Rosa californica puede crecer de forma adecuada en lugares de semisombra y en zonas con exposición directa al sol, no es muy exigente en cuanto a la ubicación y la luminosidad.

– Crecerá mejor en suelos arenosos, arcillosos o muy arcillos, con un pH ácido, neutro o alcalino y, sobre todo, que estén bien drenados.

– El terreno debe mantenerse generalmente húmedo, por tanto, a la hora de regar, hay que tenerlo en cuenta. Los riegos dependerán de la humedad del suelo y de factores como la exposición al sol, la temperatura existente o la textura del terreno. No tolera los encharcamientos.

Bougainvillea spectabilis, la trepadora apoyante

Nombre común: Buganvilla, Santa Rita, Trinitaria, Flor de papel, Enredadera de papel…

Nombre científico: Bougainvillea spectabilis

Orden: Caryophyllales

Familia: Nyctaginaceae

Género: Bougainvillea

Especie: Bougainvillea spectabilis

Origen y distribución: Esta planta trepadora es originaria de Brasil. En este país se puede encontrar en la Amazonia y la Mata Atlántica.

bougainvillea-spectabilis

La Bougainvillea spectabilis es un arbusto perenne (siempreverde), espinoso y ramoso. De crecimiento rápido que puede llegar a alcanzar los 10 metros de altura.Esta planta no cuenta con zarcillos para trepar, por ello, se apoya en los soportes.

La buganvilla presenta unas hojas elípticas, de 10 cm de largo. Éstas cuentan con una base estrecha, un ápice agudo y pueden ser caducifolias (regiones templadas) y perennifolias (zonas tropicales).

 Florece en primavera-verano y lo hace hasta otoño.

Las flores de la Bougainvillea spectabilis no son destacadas. El rasgo más característico de esta planta trepadora son las brácteas que envuelven a las flores y que determinan el color de la variedad. Pueden ser blancas, amarillas, rosas, magentas, púrpuras, rojas, etc.

Las condiciones de su cultivo

Volvemos a encontrarnos ante una especie que requiere ciertos cuidados para desarrollarse correctamente. Las condiciones del cultivo van a ser determinantes para el crecimiento de esta planta.

Debes saber:

Necesita pleno sol, por lo que una ubicación exterior puede ser perfecta. Con una buena cantidad lumínica, la planta podrá tener un crecimiento mucho más compacto, ser más densa, más sana y con una floración más abundante.

No soporta las heladas extremas. Puede llegar a desarrollarse sin problemas cuando las temperaturas se encuentren por encima de los 10ºC. Las heladas pueden dañar sus partes aéreas.

– La buganvilla resiste bien la sequía, sin embargo, se debe regar de forma moderada durante su período de crecimiento. Los riegos tienen que disminuir cuando la planta se encuentre en reposo y se debe mantener el terreno seco.

No es muy exigente con el tipo de terreno, pero sí prefiere suelos fértiles, no muy arcillosos y que estén bien drenados.

– El abonado dependerá de si la planta está sembrada en el jardín o si está en macetas. En el primer caso, hay que aportar un tipo orgánico en otoño e invierno y uno mineral en primavera. En la segunda situación, se puede usar un abono soluble en el agua de riego.

Y hasta aquí nuestro artículo de hoy. Esperamos que este análisis te haya inspirado con la decoración de tu jardín y, sobre todo, que te haya solucionado cualquier duda que pudieses tener sobre las plantas trepadoras.

¡Nos vemos en la próxima entrega!

Resumen
Decora tu jardín con las mejores plantas trepadoras
Nombre
Decora tu jardín con las mejores plantas trepadoras
Descripción
En este artículo de jardinería, analizamos las cinco variedades de plantas trepadoras más comunes. Asimismo, detallamos las características más importantes y los cuidados que requiere su cultivo.
Autor
Nombre de autor
Todohusqvarna.com
Logo