Pino piñonero, el árbol mediterráneo por excelencia

Volvemos un día más con una ficha que seguro te encantará, sobre todo si te gustan los árboles y todo lo relacionado con ellos. Hoy, nuestro protagonista será el Pino piñonero.

Conífera de la costa mediterránea, destaca por su producción de piñas y piñones y por su variedad de aplicaciones, desde la comercialización de sus frutos hasta la utilización de la madera.

En este artículo te enseñaremos qué es el pino piñonero, cuáles son sus características más importantes, para qué se usa y los cuidados que necesita para crecer adecuadamente.

¿Empezamos?

¿Qué es el pino piñonero?

Nombre científico  Pinus pinea
Nombre común  Pino piñonero, Pino manso, Pino doncel, Pino albar
 Clase  Pinopsida
 Familia  Pinaceae
 Género  Pinus
 Especies  Pinus pinea L.
 Origen  Zonas mediterráneas
 Distribución  Sur de Europa y Asia Occidental (Costa mediterránea)

El Pinus pineo, conocido también como Pino piñonero o Pino manso, es una especie de porte arbóreo que destaca por su producción de piñas. Este árbol, originario de la región mediterránea, pertenece a la familia Pinaceae y al género Pinus.

El pino piñonero es una especie heliófila, muy resistente, capaz de adaptarse a suelos pobres y temperaturas elevadas. En la actualidad, se distribuye por la costa mediterránea, desde el Sur de Europa hasta Asia Occidental, siendo en esta última poco abundante.

Aunque es de crecimiento lento, tiene una vida muy larga.

Este árbol crece en bosques de encinas, alcornoques y pinos resineros. Además, también puede llegar a formar espacios “puros”, es decir, áreas en las que solo habitan pinos piñoneros.

Se desarrolla tanto en zonas a nivel del mar como en altitudes de 1000 metros.

Sus características más importantes

El pino piñonero es una especie de porte arbóreo capaz de crecer hasta los 50 metros de altura de forma excepcional, siendo lo habitual llegar hasta los 20 metros. Pertenece al grupo de las coníferas y su copa y tronco van cambiando a medida que crece.

Cuando es un árbol joven tiene forma redondeada, sin embargo, a medida que pasan los años esto se transforma y aparece un tronco grueso y una copa redonda. Finalmente, en la etapa de madurez, desarrolla una copa tan ancha que parece una sombrilla.

Su corteza en gruesa, rojiza y tiene fisuras.

El pino piñonero posee un follaje perennifolio formado por hojas aciculares, en grupos de dos en dos, de color verde brillante y muy rígidas. Las flores, masculinas y femeninas, crecen en un mismo árbol (es una especie monoica).

¿Y los frutos?

Tal y como te adelantábamos, el pino piñonero destaca por su producción de frutos. A estos se les conoce como piñas. Con forma ovalada, de hasta 15 cm de longitud, escamas aplanadas y con dos semillas en el interior.

A estas semillas carnosas y muy sabrosas se las denomina piñones.

Los usos principales del pino piñonero

Y, ¿cuáles son los usos más destacados de este árbol? Pues, tal y como podrás suponer, esta especie se emplea para la producción y comercialización de piñones. En la actualidad, España es el primer productor a nivel mundial de estas semillas.

Otra de sus aplicaciones más comunes está relacionada con su madera. Ésta es muy ligera y flexible por lo es muy empleada en el sector de la carpintería y en el de la construcción marítima. Además, también se utiliza para elaborar carbón vegetal y para la obtención de resina.

¡Y no nos olvidemos de la ornamentación!

Una de las características más importantes en el pino piñonero es su apariencia. Su copa con forma de sombrilla ofrece mucha sombra, lo que le ha llevado a formar parte de los jardines de la costa mediterránea.

Un uso más residual radica en los ejemplares más pequeños, árboles que se usan como bonsáis.

¿Cuáles son los cuidados que necesita?

Y llegamos a la parte del artículo que más preocupa a cualquier persona: el mantenimiento. Si te encuentras dentro de este grupo, no te preocupes, el pino piñonero es resistente y tiene un mantenimiento básico.

Todo lo que debes saber en cuanto a sus cuidados y plantación (en caso de que te hayas decido por cultivar esta especie en el jardín) es lo que te explicaremos a continuación.

Dicho esto, ten en cuenta:

  • Ubicación: la gran olvidada, uno de los factores más importantes y que, sin duda, marcará el correcto desarrollo del árbol. El pino piñonero necesita lugares exteriores y mucha luz solar.
  • Sustrato: no es exigente en cuanto al tipo de sustrato en el que se plante. Es capaz de crecer en terrenos pobres, sin embargo, prefiere los suelos graníticos o silíceos. Lo que sí debe cumplir la tierra en la que lo plantes es que tiene que drenar bien el agua de lluvia y de riego.
  • Riegos: el pino piñonero es capaz de soportar temperaturas elevadas y ciertos periodos de sequía. Pese a ello, te recomendamos regarlo unas 2 o 3 veces por semana durante el verano y disminuir esta frecuencia en invierno. Asegúrate de no encharcarlo, pues no tolera los excesos de agua.
  • Multiplicación: se reproduce por semillas (primavera) o esquejes (otoño o primavera), siendo ésta última una forma mucho más compleja.

Como ves, el pino piñonero no es una especie compleja en cuanto a cuidados y mantenimiento se refiere. Basta con que cumplas lo detallado en este apartado y “casi” sin ninguna duda, obtendrás un gran árbol.

Y decimos “casi” por lo que te vamos a contar a continuación.

Enfermedades y plagas

Muchas veces nos encontraremos que pese a cumplir con todas sus necesidades y exigencias, nuestro pino piñonero tendrá algún problema. Con problema nos referimos a la aparición de alguna enfermedad o al ataque de alguna plaga.

Por ello, presta especial atención a:

  • Hongos: puede sufrir el efecto de hongos como por ejemplo el Armillaria mellea (causa pudrición de las raíces) o el Diplodia (provoca chancros en las ramas, pérdida de valor de la madera y daños en las semillas).
  • Plagas: la plaga más común es la denominada Procesionaria del pino, una oruga ya estudiada en uno de nuestros artículos y que causa la pérdida de acículas y nos provoca a nosotros, urticaria, irritaciones y alergias.

Y hasta aquí nuestro artículo de hoy. Esperamos que te haya servido de inspiración y de ayuda a la hora de afrontar la plantación del pino piñonero.

¡Nos vemos en la próxima entrega!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This