Mejora del césped deteriorado: Cómo afrontar los problemas más habituales

Ahora que se acerca el buen tiempo y las vacaciones, ¿quién no querría tener un jardín en perfecto estado para poder disfrutar en familia? ¿a quién no le gustaría descansar en un césped en buen estado?

Muchas veces, nos encontramos con que nuestro jardín se encuentra en mal estado, de que algunas zonas están deterioradas. Para evitarlo, lo mejor es mejorarlo y hacerlo antes de la temporada de uso, es decir en primavera.

También podemos llevar a cabo estos procesos en otoño.

Hoy te traemos un artículo de jardinería en el que te explicaremos cómo mejorar el césped deteriorado de un jardín. Además, para que te resulte más sencillo de entender, te dejaremos un vídeo tutorial de nuestra embajadora Monique Briones.

¿Empezamos?

¿Cómo se puede mejorar un césped deteriorado?

Las tareas de mantenimiento de un jardín no se limitan a sólo cortar la hierba, regarla o plantar nuevas especies. En muchas ocasiones nos tendremos que enfrentar a un césped deteriorado.

Los problemas más habituales en un jardín están relacionados con las apariciones de hoyos y bultos, con superficies peladas por un uso reiterado de la misma o con bordes en mal estado que afean el espacio completo.

Cuando es así, es el momento de armarnos de valor y paciencia y tratar buscar una solución.

Da igual si el jardín está en mal estado desde un principio o sus desperfectos son consecuencia de la temporada de uso. Se debe mejorar para poder disfrutar de él de la mejor forma posible. Estas mejoras se deben llevar a cabo en primavera o en otoño.

A continuación, vamos a detallar cuáles son los problemas más habituales a los que nos podemos enfrentar. Asimismo, explicaremos cómo solucionarlos.

Nivelar el terreno: la aparición de hoyos y bultos

Estamos totalmente seguros de que alguna vez te has tenido que enfrentar a un jardín con hoyos y con bultos. Es uno de los problemas más habituales y solucionarlo no es una tarea compleja.

Una de las causas más probables de desniveles en el terreno, es la falta de preparación antes de plantar la hierba. Si no has preparado y afirmado el suelo correctamente, no se asentará de forma regular.

Además, si un área está muy degastada por un empleo reiterado de la misma, es mu probable que comience a desnivelarse.

Arreglarlo es muy sencillo:

  1. Lo primero que debes hacer es identificar área afectada.
  2. A continuación, echa mano de una pala y realiza un corte sobre el hoyo o el bulto en forma de H.
  3. Desde la línea central, enrolla el césped hacia fuera.
  4. Si lo que ha aparecido es un hoyo, debes rellenarlo con tierra cribada y semillas. Por el contrario, si es un bulto tienes que retirar la tierra sobrante, mojarlo y mantenerlo húmedo.

Reparar los bordes deteriorados

¿Y qué pasa con los bordes en mal estado? El proceso de arreglo de un borde deteriorado es una tarea muy sencilla de realizar. Lo que debes hacer para solucionarlo, es lo siguiente:

  1. De nuevo, comienza por identificar la superficie problemática,
  2. Una vez que sabes dónde debes actuar, corta un cuadrado de césped alrededor de ese borde.
  3. Luego, pasa una pala por debajo del cuadrado (hazlo a una profundidad de aproximadamente 3 0 4 cm).
  4. Levanta ese trozo y gíralo. Lo que debes conseguir es que el borde deteriorado quede por debajo.
  5. Fija bien el césped, rellena los huecos con tierra y semillas.
  6. Humedece la zona.

En este caso, tienes que asegurarte de que nadie pisa la zona en la que has trabajado, por lo menos durante unos días. La superficie será muy sensible y podría desmoronarse.

Arreglar las superficies peladas

Otro de los problemas más habituales cuando se usa en exceso un jardín son las superficies peladas.

En este caso hay poco que hacer. La única solución que te queda es sembrar la zona afectada y dejar que la nueva hierba comience a brotar. La siembra debes hacerla en primavera o a finales del verano.

  • Si has decidido resembrar, sólo tienes que sacar una fina capa de la superficie, ahuecar la capa más superficial y añadir tierra de buena calidad y semillas.
  • Si por el contrario, prefieres reponer con un trozo nuevo de césped lo mejor es que saques una capa más gruesa. Luego, ajusta la nueva sección en el hueco y aprieta suavemente con ayuda de una pala.

Un césped amarillento: ¿Por qué?

Mejorar un césped en mal estado también es solucionar el problema de la hierba amarilla. En muchas ocasiones, nos hemos encontrado con un jardín que pierde su verde natural y las causas más habituales son un mal mantenimiento del mismo.

Una pradera puede cambiar de color y amarillear por las siguientes razones:

  • Falta de agua: cuando a un jardín no se le suministra una cantidad de agua adecuada, el césped comienza a secarse y se vuelve pajizo.
  • Exceso de agua: regar de más es un problema grave y si a esto se le añade un suelo con mal drenaje, las consecuencias pueden ser catastróficas. Ante esta situación, lo ideal es establecer una red de drenaje, mejorar la estructura del terreno con un sustrato adecuada y airear el terreno.
  • Compactación: con el paso del tiempo, el césped genera una gran cantidad de raíces muertas que impiden el paso de luz, agua y nutrientes a las más sanas. Se forma un tejido compacto que debemos mejorar llevando a cabo la escarificación.

Y hasta aquí nuestro artículo de hoy. Esperamos que te haya servido de ayuda y te sirva en un futura. Y como hemos dicho anteriormente, a continuación, podrás encontrar un vídeo tutorial en el que nuestra embajadora Monique Briones explica alguno de los procesos mencionados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This