Escucha el post
Voiced by Amazon Polly
Madreselva, una planta con mucha historia
4.9 (98.71%) 62 votes

Hoy te traemos una planta que no te va a dejar indiferente como es la madreselva, y no sólo por las espectaculares flores o la exuberancia de su crecimiento, la madreselva va mucho más allá al aparecer en leyendas ancestrales e incluso haberle otorgado propiedades mágicas en ciertos momentos de la historia.

En este artículo te enseñaremos todo lo que necesitas saber sobre esta planta, incluyendo sus características, cómo cultivarla con todo lujo de detalles, hablaremos de sus propiedades, las plagas que puede tener y, como te adelantábamos en el párrafo anterior, también leyendas y mitología sobre la madreselva.

¿Empezamos?

¿Qué es la madreselva y cuáles son sus características?

Nombre científico Lonicera Caprifolium
Nombre común Madreselva
Clase Magnoliopsida
Familia Caprifoliaceae
Género Lonicera
Origen Zona sur de Europa, 108 especies aceptadas de un total de 526

La madreselva también conocida como chupamiel, incluso en inglés se conoce como honeysuckle o pata de cabra engloba a un total de 526 especies de Lonicera caprifolium, aunque sólo 108 son especies reconocidas y suelen ser plantas trepadoras de hoja caduca con un crecimiento rápido y floración continua siempre que el clima se mantenga cálido.

Aún así, hay una minoría de estas plantas con porte arbustivo y hoja perenne, lo que hace que todo el género Lonicera sea bastante consistente en general.

kit-motosierra-juguete

Dentro de las características de la madreselva destaca que las hojas son de forma oval, color glauco y verde brillante por el envés de la misma.

Florece durante todo el periodo cálido, normalmente primavera y verano, de forma que podríamos decir continua. Esas flores dan un aroma muy agradable que es más sutil de día y se vuelve más potente de noche. Las flores pueden tener varios colores dependiendo de la especie y, como veremos al final de este artículo, se han usado históricamente para distintos motivos.

Por último, su fruto no es comestible y, aún más, es tóxico si se consume en altas dosis así que, por muy apetecible que te parezca, no te recomendamos su consumo en ningún caso.

Cómo cultivar la madreselva

A continuación te vamos a dar consejos para que puedas cultivar madreselva a la perfección. Nos fijaremos en la ubicación, el tipo de sustrato y abonado, el drenaje, el riego, la poda, y hasta cómo puedes realizar los distintos tipos de siembra.

Ubicación

Las características principales de la madreselva es su rápido crecimiento y que es una planta trepadora, por lo que es casi obligado plantarla o bien con una guía por la que pueda trepar, o bien cerca de un árbol, una pared, una pérgola, etcétera.

En cuanto al sol, es una planta que necesita grandes dosis de luz, como ocurre con casi todas las plantas de crecimiento rápido, pero en el caso de la madreselva necesita que esa luz llegue filtrada, no directa del sol.

Esta parte es muy importante ya que si expones la madreselva directamente a los rayos de sol parará su crecimiento casi por completo e incluso puede perder las hojas, por ello, cuando ocurre, se suelen poner mallas tipo sombrero para mantenerlas saludables.

Sustrato

La madreselva es más bien poco exigente en cuestiones de sustrato, bastará con un sustrato universal tanto en las primeras fases de vida como cuando la planta está asentada, así que aquí te dará pocos problemas.

En cuestiones de abonado, de forma análoga, no necesita grandes cantidades ni abono específico.

Drenaje

El suelo en el que plantes madreselva debe tener un drenado elevado, y eso es especialmente importante si plantas en maceta que, además, debe tener un buen diámetro y profundidad.

Con esta planta siempre debes tener en cuenta que el crecimiento tan rápido condiciona que las raíces también van a crecer de forma rápida y, además del espacio necesario, también es muy importante evitar las pudriciones.

Riego

La madreselva necesita un riego periódico, siempre intentando encharcar lo mínimo posible, ya que suele tolerar mejor la sequía que el suelo siempre húmedo, que puede generar más problemas.

En verano debemos regar cada 2-4 días, dependiendo de la temperatura que se alcance en tu zona, y el resto del año cada aproximadamente 5 días, salvo en climas más húmedos.

madreselva-flor

Poda

Al ser una especie de crecimiento muy rápido y, además, trepadora, es muy posible que tengas la sensación de que la madreselva se te descontrola, de ahí que la poda tome una importancia mayor en esta especie.

La poda la deberemos realizar siempre después de la floración, de cara a preparar la planta para las flores del próximo año, ya que es donde realiza el mayor gasto energético, además, debido a la floración continua con la que nos deleita.

Existen dos tipos de poda en la madreselva:

  • La primera de ella sirve para aligerar la planta y permitir que el sol llegue a todas las ramas, cosa que cuando la madreselva está asentada y tiene un buen tamaño no es tan sencillo como parece debido a la estructura de ramas entrecruzadas.
  • La segunda de ellas sirve para guiar la planta, en este caso se realizará la poda de las ramas que crecen en direcciones que no queremos, guiando con ello la planta por la zona que deseas.

Siembra

La siembra de la madreselva se puede realizar de tres formas distintas, todas ellas válidas. Estas tres son vía semillas, esquejes o acodos.

Siembra por semillas

Se recogen los frutos (en forma de bayas) de la madreselva, pelamos y separamos las semillas, que están en la parte central del fruto. Debido a la ligera toxicidad del fruto te recomendamos que realices esta operación con guantes ya que, aunque el fruto sólo es tóxico al ingerir, puedes tener contaminación cruzada en las manos.

Es importante que guardes las semillas secas en un lugar con la menor humedad posible para que estén en el mejor estado posible.

Una vez vuelva la primavera, podrás plantar las semillas, ya sea en maceta o en el suelo, con sustrato universal o mantillo.

Un consejo es que antes de sembrar las semillas las pongas en agua durante un día aproximadamente para que veas cuáles tienen mayor oportunidad de germinación.

Aproximadamente entre 2 y 4 semanas deberás verlas empezar a brotar.

Esquejes

Un método más rápido pero algo más complicado es la multiplicación por esquejes. Para ello debes tomar una rama de un buen tamaño y longitud (como mínimo 40 ó 50 centímetros de largo).

Corta la rama, espolvorea hormonas de enraizamiento en lo que será la futura raíz y planta la nueva madreselva, preferiblemente en maceta.

Durante esta primera fase es importante que el riego sea mayor y debes mantener la tierra húmeda, que no encharcada, el máximo tiempo posible.

Esta técnica es mejor realizarla en verano, cuando la madreselva está en pleno vigor.

Acodos

La última forma, quizá la más ingeniosa, es la reproducción de madreselva por acodos. Para ello sólo debes enterrar una rama que cuelgue y esperar 20 días. Lo normal es que haya salido una raíz en la parte enterrada que podrás cortar y plantar.

Si te fijas, es muy parecido a los esquejes pero de forma más natural.

Para esta técnica, al igual que los esquejes, mejor realizarla durante primavera o verano.

Propiedades de la madreselva

Históricamente la madreselva ha sido una planta muy apreciada y utilizada en medicina y, de hecho, en la antigüedad se utilizaba para curar infecciones de vías respiratorias tales como la tos, asma, gripe, bronquitis, resfriados comunes o incluso la tuberculosis.

Este uso es debido a sus componentes naturales (carvacrol, luteolina, ácido clorogénico y geraniol principalmente) hacían de la madreselva un poco un remedio para todo lo que tuviera que ver con las vías respiratorias.

Normalmente se tomaba en infusión de flores secas.

Plagas de la madreselva

La madreselva es una planta sumamente resistente, por ello es una de las preferidas de muchas personas para su jardín pero, como todas, también puede ser atacada por plagas.

Las que tienen una mayor incidencia son:

  • Saltamontes.
  • Pulgones y otros áfidos como la filoxera.
  • Escarabajos.
  • Mariposas en estado larva.

Leyendas y significado de las flores de la madreselva

Como te decíamos al inicio del artículo, la madreselva es una planta que en ha tenido gran importancia en el día a día desde hace muchos siglos y, debido a ello, tiene hasta una simbología propia.

Leyenda de la floración

Viene de la mitología griega y tiene que ver con el mito de Chloe y Daphnis, que eran dos amantes que vivían una historia de amor, pero estaban condicionados porque sólo se podían ver cuando la madreselva florecía, porque vivían muy lejos.

Daphnis preguntó a los dioses si podían hacer que la madreselva floreciera más temporadas, para poder estar más tiempo juntos y Eros, dios del amor, concedió el deseo.

Significado de las flores

La madreselva florece en distintos colores según la especie, e históricamente el color de la flor se ha utilizado para enviar mensajes, estos son los más importantes:

bolsa-de-deporte-husqvarna

  • Madreselva azul en ramo: era la forma de pedir perdón que tenía un hijo a un padre o madre, o bien un alumno a su profesor.
  • Madreselva roja en ramo: servía para demostrar amor hacia un amigo, como no podía ser de otra manera con ese color.
  • Madreselva color coral en ramo: se enviaban después de recibir un ramo de madreselva rojo, si el receptor quería decir que sólo quería amistad y nada más.
  • Madreselva amarilla en ramo: se utilizaba como señal de que se había terminado una amistad debido a una traición.
  • Madreselva rosa en ramo: se utilizaban para pedir perdón.

¿Te animas a plantar madreselva en tu jardín?

Resumen
Madreselva, una planta con mucha historia
Nombre
Madreselva, una planta con mucha historia
Descripción
La madreselva es una de las plantas importantes en la historia de Europa, muy apreciada en jardinería por profesionales, con unas flores preciosas con un aroma muy dulce, inspira leyendas desde la época de los griegos
Autor
Nombre de autor
Todohusqvarna.com
Logo