Escucha el post
Voiced by Amazon Polly

¿Tienes un jardín soso y aburrido? ¿Te apetece darle un toque de color a tu hogar? ¿Quieres traer el olor primaveral al interior de tu casa? Si es así, tu planta a elegir son los jacintos.

En este nuevo artículo del blog oficial de Husqvarna te vamos a detallar todo lo que debes saber sobre este tipo de planta bulbosa que puedes ubicar tanto en interior e exterior.

Lo que caracteriza a este tipo de planta es que su floración es constante, independientemente de la estación en la que se encuentre.

Hoy aprenderás las características más importantes de esta flor, cómo debes cuidarla y las condiciones idóneas de su cultivo. Además, conocerás los problemas a los que se puede enfrentar durante su desarrollo.

Sin más dilación, ¡Vamos a ello!

¿Qué son los jacintos? ¿Cuáles son sus características?

Nombre científico   Hyacinthus spp.
Nombre común   Jacinto
 Clase   Liliopsida
 Familia   Asparagaceae
 Género   Hyacinthus
 Origen   Balcanes y Asia menor.

Los jacintos son plantas bulbosas de follaje perenne. Que sean bulbosas significa que se desarrollan a partir de bulbos, es decir, órganos subterráneos que funcionan como reservas de nutrientes.

Originarios de las zonas mediterráneas (Balcanes) y Asia menor, estas plantas se pueden cultivar tanto en interior de casa como en directamente en el jardín. ¡Versátiles y bellos!

Los jacintos pueden desarrollarse hasta los 25 cm.

Sus hojas, tal y como te hemos mencionado, son perennes (siempre verdes). Además, son basales, carnosas, rectas y se encuentran en una roseta. Son de color verde y pueden llegar a ser más altas que la propia planta (35 cm).

¿Y las flores?

Las verdaderas protagonistas de los jacintos son las flores. Sus inflorescencias aparecen en primavera, tienen forma de espiga y están formadas por flores con 6 pétalos de varias tonalidades diferentes (blancos, rosa, azul, lila, etc).

Desprenden un agradable perfume.

Si se le proporcionan unas condiciones propicias de cultiva, la mayoría de los jacintos pueden florecer durante todo el año, independientemente de la estación o época.

¿Cómo plantar jacintos?

Tal y como te hemos dicho antes, los jacintos son plantas que se pueden cultivar tanto en exterior (directamente en el jardín) como en el interior de casa.

Dependiendo de la ubicación que elijas, el cultivo varía. Pero no te asustes, a continuación te explicaremos, paso por paso, cómo se plantan jacintos.

   CULTIVO EN EL JARDÍN
 1. Elige un bulbo que veas que tiene buen aspecto. Cuanta mejor apariencia tenga, más nutrientes tendrá en su interior.
 2. Una vez escogido, haz unos agujeros de 10-12 cm de profundidad en el terreno y coloca cada uno de los bulbos a una distancia uno de otro de aproximadamente 10 cm. A la hora de plantar los bulbos, deja que los ápices (la parte superior) quede en la superficie. 
 3. Tapa el agujero con una mezcla que contenga tierra + abono y compacta el terreno con las manos. Trata de no dejar ninguna bolsa de aire en la tierra y evita aprisionar demasiado, pues las raíces deben tener libertad para crecer. 
 4. Riega la zona ligeramente.
   CULTIVO EN MACETA
 1.  Para cultivar jacintos en maceta, debes plantarlos en un lecho de tierra de 3 o 4 cm. 

 2.  Coloca los bulbos muy juntos entre sí, pues lograrás un efecto más compacto y más colorido una vez que la planta florezca. Luego, cubre los agujeros dejando la parte superior del bulbo (ápice) al aire. 

 3. A continuación, coloca la maceta en un lugar fresco, relativamente húmedo y oscuro.
 4. Cuando empiecen a crecer las hojas, mueve la maceta a un lugar luminoso (con al menos 5 horas de luz al día) y fresco. La ubicación ideal es cerca de una ventana, pero no dejes que la luz le llegue de forma directa. No la tolera.
5. Pasados unos días, podrás colocarlos en la zona definitiva que hayas decidido.

Y… ¿cuándo se deben plantar los jacintos? Pues debes saber que la mejor época de cultivo es otoño.

Cuidados de los jacintos

Los jacintos son plantas de sencillo mantenimiento que tan solo van a requerir ciertos cuidados de tu parte. No te asustes, verás que todas sus necesidades son muy básicas.

Ubicación


Muchas veces nos olvidamos de que la ubicación es uno de los factores más importantes a la hora de cultivar una planta. Un mal lugar de plantación será nefasto para los jacintos.

Dicho esto, la zona de cultivo perfecta para esta vegetación es un área fresca y a semisombra. No tolera los excesos de luz, por lo que ten esto en cuenta.

Abono

En el caso del abonado, éste será diferente dependiendo de la ubicación en la que se encuentren tus jacintos, es decir, interior o exterior.

Cuando las plantas estén en maceta interior, lo mejor es que uses un abono líquido diluido en el agua de riego o un abono granulado. Uses lo que uses, debe ser específico para especies bulbosas.

Agrega este abono cada 10 días durante los primeros 4 meses de crecimiento.

Por el contrario, si tus jacintos están en el jardín, te recomendamos aplicar un abono natural, como por ejemplo el compost.

Riego

Los jacintos no toleran los excesos de agua por lo que es mejor regar de menos que de más. Echa agua solo cuando sea necesario, es decir, cuando observes que la tierra está seca.

Por lo general, dos veces por semana será suficiente. En verano, aumenta los riegos, pero ojo, si el sustrato está seco.

Es muy importante que cumplas de forma estricta con los riegos, pues un exceso puede ser muy perjudicial para la planta. ¡Puede morir!

Poda

Los jacintos del jardín se pueden podar una vez que su floración ha terminado. Este proceso estimulará la floración del año siguiente.

Puedes retirar las partes que veas en mal estado, como por ejemplo hojas secas o flores marchitas.

Plagas y enfermedades

Un mal cultivo puede suponer la aparición de enfermedades como por ejemplo los hongos. Además, los jacintos también pueden verse atacados por diferentes plagas.

  • Cuando el riego es excesivo, corremos el riesgo de que aparezcan diferentes hongos que pueden causar la pudrición de las raíces y por consiguiente, la muerte de la planta. Al mínimo síntoma, debemos ser rápidos y actuar lo antes posible para evitar que se extienda. Una forma de eliminarlo es rociar los jacintos con un fungicida específico.
  • Gusanos: producen manchas de color marrón en las hojas. En caso de ataque, hay que eliminar los bulbos que se encuentren afectados, de lo contrario, se debilitará y morirá.

Y hasta aquí nuestro artículo de hoy. Esperamos que haya resuelto cualquier duda que pudieses tener respecto a los jacintos y que te haya servido de inspiración.

¡Nos vemos en la próxima entrega!

Resumen
Jacintos, las plantas de constante floración
Nombre
Jacintos, las plantas de constante floración
Descripción
En este artículo analizaremos todo sobre los jacintos. Estas plantas bulbosas destacan por su floración constante, perfumada y muy colorida.
Autor
Nombre de autor
Todohusqvarna.com
Logo