Escucha el post
Voiced by Amazon Polly

Volvemos una vez más con un post de jardinería pensado para aquellos manitas a los que les encante tener en perfecto estado su jardín o su huerto casero. Y en esta ocasión, nos vamos a centrar en una de las estructuras más populares hoy en día, los huertos verticales.

En uno de nuestros artículos anteriores te habíamos hablado de los jardines verticales, unos muros vegetales que son la alternativa ideal a la falta de espacio en las ciudades. Pues hoy, nos vamos a centrar en uno de estos jardines, conocido principalmente como huerto vertical.

Si eres de una de esas personas a las que les gustan los productos ecológicos o las hortalizas cultivadas bajo tu supervisión y que además, vives en una ciudad y tienes poco espacio disponible, los huertos verticales pueden ser la solución perfecta para ti.

¡Despierta a ese manitas que llevas dentro y sigue leyendo!

¿Qué es un huerto vertical?

Antes de centrarnos en la definición de huerto vertical, no está de más recordar lo que es un jardín vertical, pues al fin y al cabo son lo mismo. Lo único que cambia es el uso que se le da.

Pues bien, un jardín vertical es un muro vegetal que se utiliza para decorar (principalmente) el interior o el exterior de una casa. Estas estructuras han surgido para tratar de maximizar uno de los recursos más preciados en las grandes ciudades, el espacio.

Un huerto vertical es una construcción perpendicular al suelo, cuyo fin es optimizar el espacio para así poder plantar y sembrar frutas, hortalizas o verduras de autoconsumo. Es una forma de cultivar tus propios alimentos sin necesidad de disponer de un terreno extenso.

¿No sabes que hacer con esa pared blanca, sosa y aburrida? Un huerto vertical puede ser una buena solución no sólo para llenar de vida esa superficie, también para restablecer tu vínculo con la naturaleza y el medio ambiente.

¡Y no nos olvidemos del ahorro de dinero que suponen!

Una vez que comienzas a plantar tus propias hortalizas y verduras, ya no necesitarás acudir a los supermercados a comprar productos ecológicos. Puede que al principio tengas que desembolsar una cantidad de dinero para poder construirlo, pero una vez que está listo, verás como tu bolsillo lo empieza a notar.

¿Cuáles son los beneficios y ventajas que supone tener un huerto vertical en casa?

huerto-vertical-beneficios

Para aquellos indecisos que aún no tengan muy claro si lo que necesitan es un huerto vertical en casa, decirles que una vez que hayan estudiado las ventajas que supone tener una de estas construcciones en cualquiera de las superficies disponibles, lo tendrán un poco más claro.

Los huertos urbanos perpendiculares al suelo no solo optimizan el poco espacio del que disponemos, también cuentan con unos beneficios muy significativos.

Veamos por tanto los aspectos positivos de una de estas estructuras:

– Fomentan el autoconsumo. Plantar tus propias hortalizas, frutas y verduras siempre es un punto a favor.

Generan conciencia sobre la correcta utilización de los recursos naturales.

– Permiten disminuir las emisiones de carbono de las grandes ciudades.

– Disminuyen la temperatura ambiente. Es la perfecta solución para aquellas personas que busquen mantener un ambiente equilibrado, es decir, fresco y agradable.

– Logran protegernos de los rayos ultravioletas del sol.

– Reducen las facturas de la electricidad derivadas de los gastos procedentes del uso de ventiladores o aires acondicionados.

– Ofrecen la posibilidad de disminuir el ruido que puede llegar desde la calle o desde por ejemplo el piso de los vecinos.

– Mejoran la calidad del aire pues son capaces de purificarlo y suministrar un olor mucho más agradable.

– Son de sencillo mantenimiento y no crean demasiada suciedad.

– Convierten al espacio en una zona mucho más bonita y original.

Los aspectos clave para tener éxito con tu huerto vertical casero

huerto-vertical-colgante

Si ya te has decido por la instalación de un huerto vertical en tu casa, ahora es el momento de que sepas los aspectos más importantes que se deben tener en cuenta a la hora de construir uno de estos muros vegetales.

Antes de pasar a la acción, ten en cuenta lo siguiente:

– Debes elegir la superficie donde vayas a colocar el huerto. Ésta tiene que estar ubicada en una zona en la que reciba la cantidad de sol necesaria para que los productos vegetales puedan desarrollarse correctamente.

– La orientación en la que se construye también es un factor clave. Hay algunas hortalizas y verduras que crecerán mejor si el huerto está orientado hacia el sur.

– El diseño que tendrá también es un aspecto muy importante, ya que según éste, los cuidados de las plantas serán diferentes.

– Ten en cuenta la temporada de plantación de los alimentos que quieres sembrar. Recuerda que hay especies que solo dan sus frutos una vez al año.

El espacio y los alimentos van de la mano, es decir, hay plantas que crecerán más que otras, por tanto, el número de ellas dependerá de esto.

– El sustrato que elijas también va a ser determinante a la hora de conseguir el huerto vertical perfecto. Te recomendamos que por ejemplo emplees compost orgánico, pues de esta manera no sólo estás aportando los nutrientes necesarios, también estás aprovechando los desechos que tengas en casa. Si no sabes cómo se hace compost casero, te aconsejamos que leas el artículo en el que analizamos el proceso completo.

Comprueba el agua de las plantas, ya que como cualquier ser vivo, necesitan ciertas cantidades para sobrevivir.

– Cuando observes que las macetas estás deterioradas o que ya son demasiado pequeñas para el vegetal, cámbialas.

Cómo construir tu propio huerto vertical: El uso de elementos reciclados

Como quizás ya sepas o hayas visto, un huerto vertical se puede hacer de diferentes formas, o más bien, con distintos materiales.

Los más habituales son los elaborados con residuos reciclados y los de madera, pues no sólo permiten construir estructuras estables, duraderas y originales, también son una buena manera de aprovechar elementos que a priori son desechos.

En nuestro artículo “Jardines verticales, una alternativa a la falta de espacio” te detallábamos los pasos que debías seguir para elaborar e instalar un jardín vertical de palets y otro con madera y mallas metálicas.

Hoy, te explicaremos cómo construir un huerto vertical con materiales reciclados.

¿Qué materiales vas a necesitar?

botellas-plástico

Antes de empezar a detallar los pasos que debes seguir para crear la estructura, no está de más saber lo que tienes que usar. Los materiales que necesitarás son los siguientes:

Botellas de plástico: estos elementos son la base principal del huerto vertical, pues en ellos se meterán las plantas. Todas deben tener el mismo tamaño para que en conjunto sea un diseño agradable a la vista.

Estructura: es la que va a soportar el sistema completo. Muchas veces se puede usar una pared de casa en la que se colgarán las botellas, o estanterías en la cocina. La decisión es tuya. Recuerda, debe ser estable y tiene que aguantar el peso.

Semillas: sin semillas o esquejes, no tendremos un huerto vertical. Elige con cabeza, y ten cuenta las recomendaciones que te hemos dado en el apartado anterior.

Cuerdas y herramientas de corte: tal y como te hemos dicho, las botellas se pueden colgar de una pared, y para ello necesitarás cuerdas.

Sustrato: decide el sustrato teniendo en cuenta el tipo de plantas que vas a cultivar y los requisitos de cada una de ellas.

¿Cómo construir un huerto vertical con botellas de plástico?

huerto-vertical-botellas-plástico

Una vez que ya tienes los materiales para elaborar tu huerto, es el momento de pasar a la acción. Los pasos más importantes son los siguientes:

– Cuando ya has decidido el tamaño de las botellas que vas usar, debes cortarlas. En la parte superior de la botella debes hacer un corte de tal manera que quede hueco para meter la tierra, plantar la especie vegetal y espacio suficiente para que se pueda desarrollar completamente.

– Una vez que has cortado la botella, ahora debes perforarlas para pasar la cuerda por esos agujeros. Haz perforaciones en la parte superior y también en la inferior. Es muy importante que tengas en cuenta el diseño del huerto vertical, es decir, cuántas botellas irán en la misma columna y el tamaño que pueda tener la planta (el peso será un aspecto clave).

Introduce la cuerda por las perforaciones y realiza los nudos pertinentes para que se mantengan a varias alturas. Coloca la estructura en la pared y fíjala correctamente para que no se caiga.

Llena las botellas con el sustrato que mejor se adapte a las especies vegetales.

Planta las hortalizas y verduras en las botellas.

¡Y ya tienes tu huerto vertical con materiales reciclados!

Como vez, la creación de estos sistemas de plantación no es un proceso demasiado complejo si se siguen unas indicaciones y se tienen en cuenta las necesidades de las plantas y los requisitos de la estructura.

Recuerda, ten paciencia y presta atención a lo que estás haciendo, pues si lo haces, conseguirás tener éxito.

 

Resumen
Cultiva verduras y hortalizas de una manera original en los huertos verticales
Nombre
Cultiva verduras y hortalizas de una manera original en los huertos verticales
Descripción
Un huerto vertical es una buena forma de aprovechar el espacio y de cultivar nuestras propias hortalizas y verduras. Además, resultan muy beneficiosos y tienen muchas ventajas.
Autor
Nombre de autor
Todohusqvarna.com
Logo