Escucha el post
Voiced by Amazon Polly

Comenzamos la semana con un nuevo post sobre jardinería. Ya os hemos hablado en alguna que otra ocasión sobre el olivo, que cómo sabrás, es uno los cultivos más típicos de España.

No obstante, tiende a ser víctima de diferentes plagas y enfermedades que pueden dañar gravemente a sus hojas, frutos y al árbol en general. Muchas de ellas, además, suelen manifestarse bajo condiciones de gran humedad.

Para evitarlas, debemos identificarlas correctamente y conocer sus causas.

Por ello, hoy en nuestro blog te contaremos cuáles son las 5 enfermedades más comunes del olivo, cómo puedes prevenirlas y, en última instancia, cómo tratarlas.

¿Comenzamos?

Enfermedades del olivo. Causas, prevención y tratamiento

Lo primero que debemos saber es de donde proceden dichas enfermedades. Por un lado, nos encontramos con aquellas causadas por diferentes plagas, como pueden ser la mosca del olivo, la cochinilla o el gusano blanco.

Por otro, existen otras que se deben a infecciones provocadas por los hongos y las bacterias. Dentro de este segundo tipo, podemos destacar el repilo, la negrilla o la tuberculosis del olivo.

Entre los diferentes daños que pueden generar al olivo, podemos mencionar la aparición de manchas en las hojas, verrugas en las ramas o heridas en el árbol.

Para combatirlas, tenemos que ser capaces de reconocer los síntomas que las ocasionan, de dónde proceden y, por supuesto, saber qué tratamiento debemos aplicar en cada caso.

Dicho lo cual, te presentamos cuáles son las principales enfermedades y las plagas más comunes a las que se enfrenta el olivo durante su cultivo.

Repilo del olivo, manchas en las hojas

enfermedades-del-olivo-repilo

Para muchos, el repilo es la enfermedad más grave que puede padecer este árbol. Se trata de una infección causada por un hongo que tan solo es patógeno del olivar, el Fusicladium olagenium.

¿Cómo sé que está infectado?

La enfermedad se presenta como una serie de manchas de color negro o gris que aparecen sobre las hojas. Es más probable que aparezca durante el otoño y el invierno, cuando la hoja está mojada y las temperaturas se encuentran por debajo de los 20ºC.

Cuando llega la primavera, las hojas infectadas se tornan amarillas y terminan cayéndose.

Por esta razón, es recomendable aplicar a modo de prevención tratamientos con cobre antes de que lleguen las primeras lluvias. También te recomendamos que recojas y quemes las hojas que caigan al suelo, pues es una forma de evitar que la enfermedad continúe en el suelo y vuelva a reproducirse.

Negrilla, una infección provocada por las plagas

enfermedades-del-olivo-negrilla

Algunos insectos segregan una sustancia sobre el olivo que facilita el crecimiento de este hongo, también conocido como tizne. Entre las más habituales se encuentran los pulgones, los gusanos blancos y las cochinillas del tizne.

Todas ellas son muy dadas a aparecer cuando hay mucha humedad.

Entre los daños ocasionados por la negrilla, cabe señalar que impide al olivo realizar la fotosíntesis de forma adecuada. Esto es debido a que el polvillo generado por las plagas que cubre a las hojas con una capa que bloquea la entrada de la luz.

Como consecuencia, la planta se debilita poco a poco hasta quedar reseca.

Como ya ocurrió en el caso del repilo, las aplicaciones con cobre son útiles para combatir esta enfermedad de carácter criptogámica, pero en este caso debemos tener muy en cuenta la época en la que nos situamos.

Qué queremos decir con esto.

Por ejemplo, cuando las temperaturas son moderadas, es preferible optar por tratamientos con productos cúpricos. Además, debido a que esta enfermedad se debe a una serie de plagas, también debemos tomar medidas preventivas contra los insectos fitófagos.

Tuberculosis del olivo, verrugas en las ramas

También conocida como roña del olivo. Una de las más frecuentes a las que se enfrentan estos árboles. El origen reside en unas bacterias (conocidas como Pseudomonas savastanoi) que se introducen en las heridas del árbol, provocadas por las heladas, el granizo o las tormentas.

Además, debes saber que algunas técnicas de recolección como el vareo también pueden provocarle daños graves que favorezcan el desarrollo de esta enfermedad.

¿Cómo la identificamos?

Podemos saber que el olivo está enfermo debido la presencia de unas verrugas pastosas con tonalidades verdosas que nacen en las extremidades del árbol. Si las ramas son todavía jóvenes, hay más probabilidades de que se vean afectadas.

Estos tumores bloquean la circulación de la savia. Por esta razón, las ramas del olivo son incapaces de producir y terminan secándose.

A día de hoy, no existe ningún tratamiento que pueda combatir la tuberculosis del olivo una vez infectado. Sin embargo, el árbol puede sobrevivir si se eliminan las ramas contagiadas y se desinfectan las herramientas que entren en contacto con la especie.

Aceituna jabonosa, la lepra del olivo

enfermedades-del-olivo-lepra

Ocasionada por el hongo Colletotrichum, es más dada a manifestarse en zonas húmedas del sur y el noroeste de España. A diferencia de las otras enfermedades, en esta ocasión el hongo ataca al fruto en vez de a las hojas.

Se la reconoce por unas manchas marrones que nacen en el interior de la oliva, las cuáles acaban segregando un líquido de color naranja y textura gelatinosa.

Llegados a este punto, es posible que las ramas se sequen y no broten de nuevo. Para anticiparnos a los efectos de la aceituna jabonosa, debemos asegurarnos de que el árbol no esté plantado en una zona que fuera infectada anteriormente.

Además, hay asegurarse de que las condiciones ambientales juegan a favor del desarrollo del hongo. En caso afirmativo, los sulfatos cúpricos y el cobre son una buena alternativa. Si el árbol cae bajo sus efectos, debemos eliminar las partes del olivo que caigan al suelo quemándolas.

Xylella Fastidiosa, el ébola del olivo

Una de las bacterias más peligrosas para un olivo. Pese a que sus efectos fueron especialmente perjudiciales en Italia, fue detectada hace pocos años en España, siendo este cultivo una de sus víctimas. Por tanto, conviene que seamos capaces de detectar sus síntomas.

 ¿Y cuáles son?

Uno de ellos es que las hojas se marchitan y caen de las ramas. El empeoramiento de la alfalfa en general, a mayores, es otro indicio de la infección. Por si fuera poco, el ébola del olivo puede ser transmitida por los insectos que se alimentan de la planta, llegando a contagiar a ejemplares sanos.

Al igual que en el caso de la tuberculosis del olivo, no existe remedio.

Todo lo que podemos hacer en caso de que alcance a nuestro árbol es eliminar las partes afectadas y evitar que vaya a más.

Hasta aquí nuestro artículo de hoy. Esperamos que te haya servido a la hora de identificar y prevenir las principales enfermedades del olivo.

¡Nos vemos en la próxima entrega del blog!

Resumen
Enfermedades del olivo. Descubre las 5 más comunes
Nombre
Enfermedades del olivo. Descubre las 5 más comunes
Descripción
Artículo en el que se describen las principales enfermedades que puede contraer el olivo y como tratarlas.
Autor
Nombre de autor
Todohusqvarna.com
Logo