Escucha el post
Voiced by Amazon Polly

Derribar un árbol de manera segura requiere mucha atención y precisión. El corte direccional determina la dirección de caída y puede efectuarse de diferentes maneras.

Debe evitarse efectuar el corte direccional a una profundidad excesiva. En teoría, no debería superar más del 15 o 20% del diámetro del árbol a la altura del pecho.

Los tipos de cortes direccional más comunes son los de tipo con apertura en ángulo e incluyendo dos versiones; más concretamente, corte direccional con mayor ángulo de apertura y corte direccional inverso (Humboldt). Recomendamos el corte direccional con apertura en ángulo, ya que puede utilizarse en la mayoría de los casos y es el más fácil de aprender.

El corte direccional con mayor ángulo de apertura es más adecuado en aquellos terrenos con mayor pendiente en los que se necesita que la bisagra se mantenga intacta durante más tiempo debido a la inclinación del suelo.

El corte direccional inverso se utiliza para aquellos árboles de gran tamaño ubicados en terrenos muy inclinados, así como para aquellas especies forestales de madera quebradiza con tendencia a astillarse durante el derribo.

El corte direccional se lleva a cabo en dos etapas: corte superior y corte inferior. El ángulo de apertura del corte direccional dependerá del método utilizado. Recuerda que el corte deberá efectuarse lo más cerca posible del suelo para obtener un mayor control y nivel de estabilidad durante la caída del árbol. En ocasiones resulta necesario cortar algunas raíces expuestas antes de poder efectuar el corte direcciones.

Ver este post en vídeo – Ver Vídeo