Escucha el post
Voiced by Amazon Polly
Cómo plantar césped: Los requisitos de la siembra y las formas de hacerla
5 (99.78%) 448 votes

Si estás pensando en plantar césped, pero no sabes muy bien cómo llevar a cabo el proceso, este artículo es perfecto para ti.

¿Por qué?

Pues porque en él analizaremos los aspectos más importantes a la hora de llevar a cabo este proceso. A priori, puedes llegar a pensar que es un trabajo de jardinería muy complejo, pero una vez que termines este artículo, te darás cuenta de que, ¡nada más lejos de la realidad!

Hoy, nos centraremos en explicar los requisitos de la siembra.

Explicaremos cuál es la mejor época para la siembra, tocaremos temas como por ejemplo la preparación previa del terreno y analizaremos las necesidades posteriores.

La plantación del césped se puede llevar a cabo mediante el esparcimiento de semillas o por colocación de tepes, y ambas técnicas se describirán con detenimiento.

Bien, ¿entramos en faena?

¿Cuándo es el mejor momento para plantar césped en el jardín?

Si estás pensando en poner bonita aquella zona del jardín mustia y fea, y para decorarla has decidido plantar césped, debes tener claro cuál es el mejor momento para sembrarlo.

El periodo de siembra será clave.

La época en la que lo plantes va a determinar significativamente su desarrollo, ya que no todos los momentos son buenos para el crecimiento de esta vegetación.

Como pasa con las flores, los árboles o las plantas, el césped también requiere de unas condiciones específicas de siembra. Éstas se dan en ciertos momentos del año y es imprescindible conocerlos para que tu jardín se vea bonito y saludable.

plantar-césped-época

Las mejores épocas para plantar césped son la primavera y el principio del otoño.

Ambos períodos son los considerados de “crecimiento” pues es en ellos cuando toda, o casi toda la vegetación, se desarrolla. Asimismo, son los momentos del año en el que las planta han superado las condiciones extremas, es decir, las sequías del verano y el frio del invierno.

Hay excepciones, pero son muy pocas.

Cuando siembras el césped a principios de otoño, su crecimiento será más rápido, pues la tierra aún está caliente. Sin embargo, si lo haces en primavera tarda un poco más en cubrir y lo hace en aproximadamente tres o cuatro semanas. Dependiendo de lo que quieras esperar, planta en una época o en otra.

Aquí, tus preferencias juegan un papel importante.

Además, es importante que sepas que el desarrollo de las semillas, obviamente, va a verse afectado por las condiciones climáticas de la zona en la que esté ubicado tu jardín.

Por ejemplo, en los climas cálidos, la siembra primaveral se puede anticipar a primeros de marzo y la otoñal a septiembre. Pero si el clima es oceánico los periodos de plantación son más largos.

Los factores climáticos no condicionarán el desarrollo del césped si usas tepes.

La siguiente tabla recoge todo lo anterior, es decir, en qué época es mejor plantar  césped según el clima.

CLIMACONDICIONESPRIMAVERAOTOÑO
ContinentalVeranos calurosos e inviernos muy fríos.Mediados de Marzo - Finales de MayoPrincipio de Septiembre - Finales de Octubre
MediterráneoVeranos secos y calurosos, inviernos templados y lluviosos.Finales de Febrero - Mediados de MayoPrincipio de Septiembre - Mediados de Noviembre
OceánicoTemperaturas suaves y abundantes precipitacionesPrincipio de Marzo - Mediados de JunioFinales de Agosto - Principio de Noviembre

No es una ciencia exacta, pero los resultados obtenidos por los expertos demuestran lo dicho anteriormente.

Plantar césped: Ventajas y desventajas de las semillas y los tepes

plantar-césped-tepe

Plantar césped en el jardín se puede hacer mediante la utilización de semillas o el uso de tepes. Puede que la segunda opción no te suene, pero es una forma muy habitual de plantación debido principalmente a su rápida colocación.

Pero vayamos por partes.

El tepe es un trozo formado por césped y suelo que se mantiene unido por las raíces. Aunque es un tipo de vegetación que se usa para renovar o cubrir estadios, prados y campos de golf, también es habitual verla en los jardines particulares que requieren una reparación urgente.

Quizás sea la opción más rápida y sencilla.

La siembra también se puede llevar a cabo a través de semillas. El césped no es más que un conjunto de semillas que, dependiendo del tipo que sean y del porcentaje de ellas, crecerá un tipo de hierba u otro.

Si no tienes claro qué usar para la plantación, te recomendamos que prestes atención a las ventajas y desventajas de ambos métodos. Puede que, una vez que los hayas analizado, te decantes definitivamente por uno u otro.

Las ventajas y desventajas del uso de tepes

Este rollo de césped natural presenta una serie de ventajas frente a las semillas. Destacan, por ejemplo: la rapidez de colocación, el efecto visual inmediato, el mantenimiento casi nulo ya que está tratado por las empresas proveedoras (con mantenimiento nos referimos a fertilizantes, abonados, etc.) y el menor riesgo a sufrir enfermedades, hongos o malas hierbas.

Entre las desventajas más importantes podemos citar:

-Dificultad de transporte. Son rollos grandes y pesados de césped por lo que el transporte se verá condicionado por el tamaño.

-Es un producto perecedero que se debe instalar de inmediato. Si no tienes tiempo para hacerlo, es mejor que lo adquieras más tarde o te decantes por el uso de semillas.

En el caso de los tepes, los aspectos positivos son más numerosos que los negativos, por lo que no es de extrañar que se considere una de las mejores opciones para reparar un jardín.

Siembra con semillas: Ventajas y desventajas

Veamos ahora las ventajas y desventajas de la siembra de césped con semillas.

 Los aspectos favorables de esta forma de plantación son las siguientes:

– Se puede elaborar la mezcla de semillas al gusto del consumidor para adecuarla a sus necesidades y a la zona climática en la que vive. Es más adaptable que los tepes.

– Planificar el trabajo al gusto del cliente, es decir, podrás decidir cuándo plantar el césped. Al no ser un producto perecedero, eres tú el que decide el momento de plantación.

– Si hay algún problema con el cultivo se puede resembrar sin que suponga mayor dificultad. Basta con volver a esparcir las semillas de la misma forma.

Entre las desventajas destacan: el césped puede no germinar si las semillas que se han elegido no son la adecuadas o si el suelo esté demasiado compacto, un exceso de riego puede provocar su muerte y existe el riesgo de que los pájaros se las lleven.

En resumen, la siembra por semillas requiere más cuidados y unas mediciones minuciosas de la cantidad de producto. Además, el crecimiento es más lento que el césped en tepes.

Ahora eres tú quién debe decidir cómo proceder.

La preparación previa del terreno: Los requisitos indispensables para una buena siembra

Como con todo tipo de vegetación, ya sean plantas, árboles o flores, el césped también necesita una preparación previa del terreno.

Para que su desarrollo sea óptimo se deben llevar a cabo una serie de actividades relacionadas con el suelo, las malas hierbas, el riego o el substrato.

Si llevas a cabo todas las operaciones previas a la siembra, estarás mucho más cerca de conseguir el jardín perfecto.

Conoce el suelo en el que vas a trabajar

Lo primero que debes analizar es el suelo donde quieres plantar césped. Es el primer paso para llegar a obtener tu jardín soñado.

Lo que tienes que conocer es el drenaje del terreno para asegurarte de que la tierra no se encharque demasiado (si usas semillas, un terreno mal drenado puede provocar su prematura muerte), su pH (el nivel de pH va a determinar la calidad del césped), y si requiere o no tierra vegetal, ya que muchas veces hay que rellenar con tierra para conseguir los centímetros necesarios para que la plantación viva.

Una vez que conoces el suelo, empiezan las tareas “físicas”.

Elimina las malas hierbas

Otro aspecto clave para el correcto desarrollo del césped son las malas hierbas.

Éstas pueden dar serios problemas en el futuro, por lo que es necesario que las elimines antes de llevar a cabo la plantación. Las malas hierbas compiten por los nutrientes, el agua o la humedad que necesita cualquiera vegetación para crecer.

Por ello, eliminarlas es clave.

Se recomienda regar el terreno muy habitualmente para que germinen. Una vez desarrolladas, usa un herbicida total para asegurarte de que todas han muerto.

Realiza el labrado

plantar-césped-labrado

El labrado del terreno consiste en remover la tierra con el objetivo de descompactarla. Cuando llevas a cabo esta operación, rompes la superficie del suelo posibilitando así el movimiento de aire y humedad.

¿Cómo se hace un buen labrado?

Pues bien, para que éste sea un éxito, se debe realizar a unos 20-30 cm de profundidad como mínimo. Pasa las veces que sean necesarias para conseguir una tierra suelta y sin ningún desecho.

El labrado es mejor hacerlo con la tierra totalmente seca.

El arado se puede llevar a cabo de forma manual cuando el terreno es pequeño, o usando maquinarias como motoazadas o motocultores si el jardín abarca una superficie mayor. Con estas máquinas el trabajo es mucho más rápido, sencillo y con apenas esfuerzos.

El drenaje del terreno

Se trata de un requisito indispensable para el correcto desarrollo del césped. El terreno debe tener un buen drenaje, es decir, debe absorber bien el agua para así evitar posibles encharcamientos.

Si el suelo acumula mucha agua, el césped natural puede pudrir y enfermar. Sin embargo, cuando el drenaje es bueno, tu jardín se verá más sano y la hierba aprovechará mejor los nutrientes del terreno.

Existen varios métodos para conseguir un suelo que no se encharque, siendo los más habituales:

– Eliminación de varios centímetros de tierra y sustitución de la misma por arena. Cuanta más arena, mejor drenará el terreno.

– Instalación de una red de drenaje, es decir, canaletas o tuberías por las que circulará el agua sobrante que no es capaz de absorber la hierba.

– Nivelación del terreno con el fin de suprimir depresiones que acumulen agua.

– Creación de pendientes suaves para que el agua discurra hacia la zona elegida. En este caso, actuará la fuerza de la gravedad.

¿Lo mejor? Instalar un sistema de riego
plantar-césped-riego

Se recomienda la instalación de riego automático para así evitar el esfuerzo adicional de usar mangueras. Aunque pueda parecer más caro que los sistemas manuales, a la larga verás que merece la pena.

Con un riego automático podrás olvidarte de perder tu preciado tiempo en echar agua al jardín. Este sistema se programa según las necesidades del césped o simplemente cuando tú lo decidas.

La aspersión se llevará a cabo los días y las horas planificadas de antemano.

Pero si prefieres lo tradicional, usa una manguera y riega en las horas de menos calor. Recuerda esperar a que los rayos de sol disminuyan, pues un exceso, junto con el agua, pueden causarle al césped alguna quemadura.

Añade substrato cuando sea necesario y aporta fertilizante

Cuando los suelos son muy arenosos y pobres en nutrientes, se debe añadir substrato orgánico para así mejorar la calidad del terreno, conseguir una mayor retención de agua y aportar una mayor cantidad de nutrientes al césped.

Sin embargo, cuando es muy arcilloso, se recomienda usar arena.

En cuanto a la adicción de fertilizantes, cabe señalar que las dosis pueden variar en función del tipo de suelo o la variedad de césped que se plante. Infórmate bien sobre este tema en el establecimiento donde adquieras el abono químico.

Como bien dice el dicho, ¡mejor prevenir que curar!

¿Cuáles son las dos formas existentes para plantar césped?
tepe-césped

Veamos ahora cómo se debe plantar césped. Es importante citar que el método de siembra varía en función de lo que se planta, es decir, de si son semillas o tepes.

El uso de semillas

Cuando se siembran es importante tener en cuenta la cantidad que se debe echar por metro cuadrado. Normalmente esto te lo indica el proveedor.

Si se ha cumplido y llevado a cabo todo lo mencionado anteriormente, es el momento de echar las semillas en el terreno labrado.

El cultivo se lleva a cabo esparciendo puñados de semillas de manera uniforme, haciéndolo en dos pasadas, una a lo largo y otra a lo ancho. Una vez esparcidas hay que enterrarlas, solo así se consigue una buena germinación. Se pasa el rastrillo de manera suave y superficial para garantizar que no se marchen con el viento o que no las lleven los pájaros.

Como ves, sembrar césped con semillas, es un proceso muy simple y sencillo.

La utilización de tepes

En este caso, es recomendable que la instalación del rollo de césped lo hagan profesionales, pero si lo quieres instalar tú mismo debes tener en cuenta sus características.

Son pesados y no se pueden tener almacenados mucho tiempo (perecederos).

Al igual que la siembra con semillas, se deben seguir los pasos previos y una vez que el terreno está listo, será el momento perfecto para llevar a cabo la plantación. En este caso, la tierra debe estar ligeramente húmeda.

Los tepes se colocan en paralelo y pegados unos a otros. Una vez instalados pasa un rodillo para nivelarlos y asentarlos.

Los requisitos posteriores a la plantación de césped

plantar-césped-requisitos

Si creías que el trabajo ya había terminado, te equivocas. Una vez plantado el césped, hay que realizar una serie de tareas para conseguir que se arraigue y crezca adecuadamente.

Debes regar varias veces al día para que la superficie se encuentre húmeda.

Hazlo como si fuera una lluvia fina, así evitarás que el terreno se apelmace. Cuando veas que las plantas comienzan a salir, disminuye gradualmente la frecuencia de riego. El riego dependerá no solo del clima y las temperaturas, también estará condicionado por la variedad de césped que hayas usado.

El primer corte se suele hacer cuando la hierba ha alcanzado varios centímetros de altura (dependiendo de la especie se hará entorno a los 5-10cm). Para llevar a cabo esta operación se pasa el rodillo varios días antes. A continuación, se procede a cortar la superficie, es decir, un tercio de la altura total del césped para así estimular el crecimiento de nuevos brotes.

Para conseguir un césped sano, verde y lustroso, se aconseja echar mano de un fertilizante. Éste sustituirá a los nutrientes que se pierden en su crecimiento. También puedes usar antiplagas preventivos cuando observes la existencia de hormigueros o hongos (este tipo de substancias conviene aplicarlas cuando el césped ya tiene varias hojas).

Y hasta aquí este artículo de jardinería. Si ya te has decidido a sembrar césped, te recomendamos que tengas en consideración todos los consejos y recomendaciones que hemos detallado.

¡Nos vemos en la próxima entrega!

 

Resumen
Cómo plantar césped: Los requisitos de la siembra y las formas de hacerla
Nombre
Cómo plantar césped: Los requisitos de la siembra y las formas de hacerla
Descripción
En este artículo se analizan los aspectos y pasos clave para llevar a cabo la plantación de césped. La siembra se puede hacer mediante semillas o tepes.
Autor
Nombre de autor
Todohusqvarna.com
Logo