Escucha el post
Voiced by Amazon Polly

Volvemos una jornada más con una especie que llenará de vida y color tu jardín. Hoy hablaremos de la camelia, un arbusto perenne de gran belleza, grandes flores y follaje verde brillante.

En este nuevo artículo del blog aprenderás las características más destacadas de las camelias, las especies de camelias más comunes, sus aplicaciones y los cuidados que va a necesitar para crecer en todo su esplendor en tu jardín.

¿Empezamos?

¿Qué es la camelia?

La camelia, científicamente denominada Camellia, es un género de arbustos originarios de Japón, Corea y China. Es una de las plantas más populares en invierno y verano, debido principalmente a sus llamativas flores de multitud de variedades de color y a su follaje verde brillante.

Nombre científico Camellia
Nombre común Camelia
Clase Magnoliopsida
Familia Theaceae
Género Camellia
Distribución La camelia es un género de arbustos originarios de las zonas tropicales y subtropicales de Asia sudoriental (China, Japón, Corea)

Con más de 200 especies, la camelia es una planta de crecimiento lento que, según la variedad que sea, puede alcanzar varios metros de altura.

Estarás de acuerdo con nosotros – si ya conoces las camelias – en que si hay algo característico en este arbusto (aparte de sus flores) es su follaje.

Las camelias son plantas perennes, es decir, sus hojas se mantienen durante todo el año, incluso en la época de seca. Estas hojas son ovaladas, consistentes y tienen una tonalidad verde oscura muy llamativa.

¿Y las flores?

Otro de los aspectos más destacados de este género de las camelias y razón principal de su popularidad es su floración invernal (proceso que se prolonga hasta los meses primaverales).

La camelia desarrolla flores de gran tamaño y de diversas tonalidades, desde el clásico blanco o rosa hasta el rojo o el amarillo.

Además de la amplia variedad cromática, la floración también puede ser de diferentes tamaños y forma, compuestas o simples, dependiendo de la especie que sea.

Las simples tienen pétalos con estambres a la vista, sin embargo, en las compuestas los estambres están ocultos (el pétalo ocupa toda la flor).

Este arbusto tiene porte vertical, con forma redondeada o piramidal (aquí jugarás un papel importante con el proceso de poda).

¿Cuáles son las especies de camelias más populares?

Tal y como hemos mencionado anteriormente, el género de las camelias abarca un amplio número de especies (más de 200), teniendo todas y cada una de ellas un aspecto muy bello.

Sin embargo, a pesar de esta gran cantidad de plantas, no todas gozan de la misma popularidad.

Las camelias más cultivadas hoy en día son la Japonica y la especie Sasanqua:

  • Camellia japonica: la más conocida y originaria de Asia (Japón, Corea y China). Este arbusto florece a principios de primavera y desarrolla unas hojas y unas flores de gran tamaño. Es la más cultivada en los jardines particulares (principalmente por su sencillo mantenimiento).
  • Camellia sasanqua: camelia nativa del sur de Japón, crece en elevadas altitudes (900 metros sobre el nivel del mar) y suele alcanzar una altura de aproximadamente 5 metros. Sus hojas son anchas y elípticas, con margen serrado. Sus flores tienen de 5 a 8 pétalos blancos o rosas oscuro y aparecen antes que las de la especie anterior.

Los usos de la camelia

Una de las principales aplicaciones de la camelia es la ornamentación de jardines.

Debido a la belleza no sólo de su flor, si no también por la apariencia de sus hojas, la camelia puede servir como elemento decorativo principal de cualquier espacio verde.

Además, también se puede plantar en el interior de casa (cultivo más complejo) y para ello la mejor variedad de camelias para cultivar en el interior de nuestro hogar es la Adolphe Audusson.

Debemos ubicarla en un lugar luminoso pero que no reciba los rayos de sol. Cómo hemos dicho el cultivo es más complejo, y esto es porque tenemos que mover la maceta para que no reciba los rayos del sol directamente. El riego que tenemos que realizar es un riego muy abundante observando más frecuentemente que el sustrato no se seque. Cuando el invierno llegue realizaremos una pequeña poda de mantenimiento.

¡Incluso se puede usar como seto!

Pero no sólo tiene aplicaciones ornamentales. La camelia, como otras especies que se han analizado en este blog, tiene propiedades que son beneficiosas para nuestra salud. En este caso, el aceite que contienen sus semillas puede usarse para tratamientos capilares o de la piel.

También es un gran antioxidante.

Los cuidados de la camelia

La camelia es un arbusto de crecimiento lento y larga vida si se le proporcionan los cuidados adecuados. A la hora de cultivarla, se deben tener en cuenta una serie de aspectos, sobre todo si queremos una espectacular flor y un buen desarrollo.

Ubicación, mejor en semisombra

La camelia crecerá mejor en lugares a la sombra o al abrigo de árboles altos. Necesita bastante luz, pero nunca de forma directa. Además, también tenemos que resguardar del viento. Por lo que no debemos ubicar las camelias en nuestro jardín a pleno sol.

Aunque a veces nos olvidamos, el espacio disponible también es importante.

La camelia puede llegar a ser un arbusto bastante grande (dependiendo de la especie) por lo que, si queremos que crezca en todo su esplendor, mejor ubicarla en una zona espaciosa en la que crezca libremente.

Si has decido plantar la camelia dentro de casa, colócala en una estancia luminosa y húmeda, lejos de la calefacción.

La humedad ambiental

La cantidad de humedad en el ambiente es otro de los factores que hay que tener en cuenta si quieres que tu camelia tenga una gran florescencia.

Requiere ambientes húmedos (entorno al 60%).

Como hemos dicho, no tolera los vientos (los brotes que quedan tras la floración podrían quemarse), sobre todo si son cálidos. Por ello, resguárdala de las altas temperaturas y las corrientes de aire.

Riego: en verano

La cantidad de agua suministrada necesita ser mayor en la época de mayor calor, el verano. Durante esta temporada debemos regar nuestra camelia de forma constante, evitando en todo momento el encharcamiento.

Evita el riego en los períodos de sequía prolongados y mantén la tierra húmeda durante la floración para los capullos se abran adecuadamente. Usa agua de lluvia o neutra.

En invierno disminuye los riegos.

Abonar a partir de marzo

Las camelias hay que abonarlas desde marzo hasta junio con un fertilizante que contenga grandes cantidades de nitrógeno y entre junio y septiembre con uno que tenga menos cantidad de este elemento.

A partir de septiembre suspende el abonado.

Una opción recomendable es usar abonos líquidos diluidos en el agua de riego o lo haremos después de haber florecido con quelatos de hierro o algún abono para camelias o plantas acidófilas.. En caso de duda, antes de hacer nada te aconsejamos que acudas a un centro especializado de jardinería, pues allí te podrán aconsejar el mejor producto para tu camelia.

Cómo se debe podar la camelia

Dado que la camelia es de lento crecimiento, no necesita grandes podas. Sin embargo, como dos útiles consejos recomendamos que lo mejor es retirar las partes que se encuentren en mal estado, débiles o muertas. También se puede llevar a cabo una poda de formación con el objetivo de darle el aspecto que queramos. En este caso, se debe hacer cuando haya acabado su floración y antes de que aparezcan los nuevos brotes.

Las plagas y las enfermedades de la camelia

Muchas veces, hagamos lo que hagamos, nuestras plantas se pueden ver afectadas por el ataque de plagas o enfermedades. En el caso de la camelia, debes conocer las siguientes:

  • Insectos como los pulgones, los gusanos o las cochinillas. Provocan la disminución de la savia y la debilitación general del arbusto. Se suelen situar en el envés de las hojas.
  • Botrytis: una vieja conocida de este blog. Es una enfermedad común en los cultivos. Se desarrolla en climas suaves y húmedos y puede llegar a matar a la camelia. Sabrás que tu arbusto está afectado si observas el oscurecimiento de alguna de sus partes.

Y hasta aquí nuestro artículo de hoy. Esperamos que te haya servido de inspiración a la hora de decorar tu jardín con la ayuda de estas hermosas plantas.

¡Nos vemos en la próxima entrega!

Resumen
Camelia, el arbusto sinónimo de belleza y elegancia
Nombre
Camelia, el arbusto sinónimo de belleza y elegancia
Descripción
La camelia es un arbusto de gran belleza. En este artículo analizamos las características, los usos y los cuidados que necesita esta planta.
Autor
Nombre de autor
Todohusqvarna.com
Logo