Escucha el post
Voiced by Amazon Polly

Terminamos una nueva semana con un artículo dedicado a los amantes de la jardinería. Aprovechando que estamos en primavera y que se acerca el fin de semana, es el momento perfecto para que los arbustos y plantas de tu jardín florezcan y exhiban toda su gama de colores.

Y es que el post de hoy precisamente lo dedicaremos a los arbustos con flores.

A lo largo de este artículo te vamos a enseñar cinco arbustos que se encuentran entre los más populares, te explicaremos cuáles son sus características y qué cuidados requieren para crecer de forma adecuada.

Es probable que alguno de ellos ya forme parte de tu jardín, pero si sigues leyendo seguro que encontrarás alguna peculiaridad que desconocías sobre tu planta.

¿Empezamos?

¿Qué son los arbustos con flores?

Lo primero es lo primero.

Como su nombre indica, son aquellas plantas que, llegado el momento y siguiendo los consejos adecuados, desarrollan una serie de flores entre sus hojas. Da igual que sean arbustos de hoja perenne o caducifolia.

Lo que realmente les diferencia de otras especies es la posibilidad de florecer.

Son muchas las plantas que tienen esta característica. Sin embargo, no todos los arbustos florales soportan las condiciones climáticas de la misma manera.

Hay algunas especies que toleran mejor el frío, pero lo cierto es que la mayoría florecen de cara a la primavera, cuando las lluvias y el granizo cesan al fin.

Los cinco arbustos con flores más populares

Podríamos nombrar centenares de plantas con flores procedentes de distintas familias y especies. Entre las variedades más conocidas, podemos destacar las siguientes:

Camelia, celindo, hibisco, hortensia y lavanda

Algunas de ellas las conocerás por haber aparecido previamente en nuestro blog. Otras, en cambio, seguramente te suenen de verlas en parques y jardines, pero, ¿conoces todos sus secretos?, ¿qué cuidados necesitan?

A continuación, te las detallaremos una por una y te explicaremos sus peculiaridades.

Gardenia, rosas blancas para tu jardín

La Gardenia es una planta nativa de China, donde se la considera un signo del arte y la gracia femenina.

Ya te hablamos en otro artículo[ de este arbusto perenne con flores blancas tan parecidas a las rosas. Es por ello que el uso de la gardenia se destina principalmente a la decoración ornamental de exterior.

No en vano, si se cultiva fuera de casa, puede crecer hasta alcanzar los 2 metros. Sin embargo, como planta de interior, su desarrollo es más reducido.

Sus brillantes hojas de color verde claro tienen una superficie lisa. Son muy parecidas a las de la camelia.

¿Y las flores?

Nacen en brotes individuales entre sus hojas y alrededor de sus ramas. Tienen un hermoso color crema brillante. Destacan por desprender una agradable fragancia.

Por ello, a parte de elementos decorativos, las flores de este arbusto suelen emplearse como ambientadores dentro de casa.

En cuanto a los cuidados de la gardenia, ya los hemos detallado previamente en otro artículo que puedes consultar aquí mismo.

Camelia, toda una variedad de colores

Es otra de las viejas conocidas del blog, además de ser uno de los arbustos florales más populares. Al igual que ocurría con la Gardenia, los orígenes de esta planta se encuentran en países asiáticos. En la actualidad, existen más de 200 especies.

Si se le cuida adecuadamente, puede rozar los 10 metros de altura.

Además, también se trata de un arbusto de flores perenne. Profundizando un poco más en sus hojas, podemos decir que tienen un lustroso color verde oscuro. Tienen una forma alargada y sus bordes pueden presentar pequeñas sierras.

En su tierra natal, sus hojas son muy demandadas para elaborar té.

¿Y las flores?

Es el punto fuerte del arbusto, principalmente por su gran variedad cromática. Son grandes, y pueden tener hasta un máximo de 8 pétalos. Nacen en de forma individual o en grupo y lo hacen entre las hojas.

No miden más de 10 cm.

Sus colores pueden variar desde el blanco hasta el rojo, pasando también por tonos rosados de diferente intensidad. Sin embargo, aunque no tan popular, dentro de las camelias también podemos ver arbustos con flores amarillas.

¿Y sus cuidados?

En invierno, deberás eliminar las ramas que queden secas. Por otro lado, requiere plantarse en un sustrato cuyo pH sea ácido. Del mismo modo, este arbusto floral necesita que el suelo donde se cultive sea húmedo, por lo que deberás regarlo regularmente con aguas blandas.

Si quieres profundizar más en los cuidados de la camelia, puedes consultar más datos en nuestro artículo sobre esta planta.

Callistemon, el arbusto con flores de múltiples colores

Si quieres darle un toque púrpura a tu césped, este arbusto de la familia Myrtaceae puede ser una buena adquisición. Gracias a su característica floración violácea la convierten en elemento decorativo que aportará aroma y color a tu jardín.

Si buscas un arbusto de flores moradas, fucsias, amarillas, blancas o rojas, un callistemon es tu mejor opción

Con unas 74 especies existentes, la malva es una hierba anual perenne. Sus hojas son alternas, en forma de espiral y lineares. No superan los 7 cm de largo.

¿Y las flores?

Su peculiar figura ha hecho que el arbusto se gane el apodo de limpiatubos. Son sésiles, de forma cilíndrica y alargada. Nacen de unas espigas que pueden tener hasta 10 cm de longitud.

Como ya te comentamos, su gama cromática es muy amplia, pudiendo pasar por colores tanto fríos como cálidos.

Todo un arcoiris floral para tu jardín.

¿Y sus cuidados?

Es un arbusto de crecimiento rápido. Tranquilamente puede llegar a medir 10 metros de estatura.

Conviene que esté expuesto al sol la mayor parte del tiempo, ya que de esta manera le asegurarás un buen crecimiento de cara a la primavera y el verano, que es cuando florece.

En cuanto al abono, debe realizarse en primavera. Lo ideal sería que fuera líquido, que contenga hierro y potasio y que puedas aplicarlo durante dos semanas.

Sobre el riego, es importante controlar que el agua no se estanque para evitar encharcamientos. Procura utilizar, además, agua de lluvia o bien exenta de minerales.

Ave del paraíso, color y exotismo para tu jardín

La Streliztia reginae, conocida también como ave del paraíso, es una de las plantas tropicales más conocidas por su llamativa figura (similar a la cabeza de un ave) y su gama de colores.

También hizo su incursión en nuestro blog hace unos meses.

Esta planta herbácea de follaje perennifolio tiene unas hojas alternas de color verde. Pueden llegar a medir poco más de un metro y medio. Por sus llamativos colores, es muy utilizada en la decoración tanto del hogar como del jardín.

¿Qué podemos decir de sus flores?

Son abundantes y con formas tan variadas como su gama de colores. Se manifiestan en pequeños grupos y pueden llegar a tener hasta 6 pétalos. Pueden alcanzar las mismas dimensiones que las hojas.

Como peculiaridad, debes saber que sus flores son hermafroditas.

La floración tiene lugar al inicio de la primavera, cuando ya cesa el mal tiempo. Una vez iniciada, se mantiene hasta que el invierno empieza de nuevo.

Sin embargo, en climas muy cálidos (como por ejemplo sus orígenes) podríamos considerar que estamos ante un arbusto con flores todo el año.

¿Y qué cuidados requiere?

Sin necesidad de que el nivel sea excesivamente alto, el terreno para su cultivo debe ser húmedo.

Debe estar totalmente expuesta a la luz durante 4 horas como mínimo. De lo contrario, su floración quedará paralizada.

Ten en cuenta que no tolera el frío, por lo que dependiendo del clima bajo el que resides, quizás te convenga cultivarla como planta de interior.

Respecto al riego, necesitará grandes cantidades de agua durante primavera y otoño. Para el resto del resto del año, con una dosis moderada será suficiente.

Frosythia, la campanita de china

Asíes como se conoce a este arbusto con flores asiático, aunque de sus 11 especies confirmadas, hay al menos una que procede del sudeste de Europa.

Se trata de un género de plantas caducifolias que pueden llegar a medir 3 metros de altura. Sus hojas son pequeñas (no superan los 2 cm) opuestas, con los bordes dentados. Normalmente son simples, pero pueden nacer en grupos de tres también.

¿Y sus flores?

Nacen al poco tiempo de empezar la primavera, antes incluso que las hojas. Tienen un tono amarillento y resplandeciente. Sus pétalos están unidos únicamente en la base.

También posee unos frutos en forma de cápsula que contienen semillas aladas.

¿Y sus cuidados?

Primeramente, busca una zona soleada donde plantar a este arbusto con flores. No obstante, también puede sobrevivir a la sombra gracias a su resistencia.

En cuanto al terreno, asegúrate, como siempre, de que esté bien drenado. Durante el invierno conviene utilizar productos ricos en abono orgánico, mientras que en verano debemos optar por aquellos en los que abunde el componente mineral.

Como en muchas otras especies, el riego debe ser abundante en verano y más sesgado en invierno.

Una vez que termine el buen tiempo, será el momento de podarlo para asegurar su buen mantenimiento. Tendrás que deshacerte de las ramas que hayan quedado sin florecer y la punta de aquella que sí lo hayan conseguido.

Por último, quema las hojas que se le caigan para evitar que el árbol contraiga enfermedades y prevenir el ataque de posibles plagas.

Hasta aquí el artículo de jardinería de hoy.

Esperamos que te sirva para conocer varios arbustos con flores que te ayudarán a darle vida a tu jardín esta primavera.

¡Nos vemos la semana que viene con una nueva entrega!

Resumen
Cinco arbustos con flores para decorar tu jardín
Nombre
Cinco arbustos con flores para decorar tu jardín
Descripción
Artículo de jardinería en el que se describen 5 de los arbustos con flores más populares y los cuidados que precisan para su crecimiento y mantenimiento.
Autor
Nombre de autor
Todohusqvarna.com
Logo