Allium cepa, más que una simple cebolla

Volvemos un día más con una ficha de plantas, siendo nuestra protagonista de hoy la especie denominada científicamente como Allium cepa.

Conocida por todos, consumida por todos, y cultivada en todo el mundo, la cebolla es uno de los ingredientes estrella de muchos de nuestros platos.

¡Y es más que una simple hortaliza!

Existen numerosos tipos de Allium cepa, con diversas formas, colores, disponibilidad y propiedades. En este artículo analizaremos algunos de ellos, pues nunca está de más conocer las diferentes posibilidades que puede ofrecer esta especie.

¡Y no nos olvidemos de las técnicas de cultivo!

Los requisitos de plantación de las cebollas van a ser determinantes a la hora de lograr la planta perfecta. Pero, aunque hagas todo lo necesario para ello, la vegetación podrá contraer diferentes plagas y enfermedades.

Para saber esto y mucho más, sigue leyendo.

¿Empezamos?

Allium cepa: qué es,qué características tiene, cuál es su composición química y qué tipos existen

Nombre común: Cebolla

Nombre científico: Allium cepa

Clase: Liliopsida

Orden: Asparagales

Familia: Amaryllidaceae

Género: Allium

Origen: Especie originaria de Asia central y algunas regiones bañadas por el Mar Mediterráneo. En la actualidad, es una es una de las hortalizas más cultivadas en todo el mundo.

Allium cepa, conocida por todos como Cebolla, es una planta herbácea y bienal cultivada en todo el mundo.

Como sabrás, presenta un tallo de tamaño reducido con una plataforma de la se desarrollan una gran cantidad de raíces y en la parte superior, las hojas. La base de esta planta constituye un bulbo carnoso e hinchado. Éste, tiene diversos aspectos en función del tipo de Allium cepa que sea.

El bulbo está formado por numerosas capas.

allium-cepa-bulbo

Estas capas son gruesas y muy carnosas, pues son las encargadas de llevar a cabo la reserva de los nutrientes necesarios para el consumo humano.

Las hojas que se desarrollan de la plataforma, tienen dos partes diferenciadas, es decir, una basal (formada por vainas foliares engrosadas) y otra terminal (la parte verde y activa de la planta).

Las flores son hermafroditas.

El sistema floral se agrupa en umbelas y está compuesto por flores pequeñas, de colores variados (verdes, blancas o violáceas). Éstas, están formadas por 6 tépalos y 6 estambres.

¿Y las cebollas tienen fruto? La respuesta es un claro sí. Éste es una cápsula en la que se encuentran las semillas de color negro, angulosas, aplastadas y de superficie rugosa.

La composición química de allium cepa

La cebolla tiene el siguiente valor nutricional (por cada 100 gramos de porción comestible)

[table id=11 /]

Tipos de cebolla

En la actualidad, existen un gran número de tipos de Allium cepa, siendo los más comunes los que vamos a analizar.

Todas ellas presentan la misma morfología, es decir, un bulbo de numerosas capas, un sistema radicular formado por numerosas raíces, un tallo que sostiene la inflorescencia, las hojas alargadas y las pequeñas flores.

¿La diferencia entre los tipos?

La temporada de recolección y, por consiguiente, la maduración de las cebollas, afectarán a la forma y al color de las mismas.

Se pueden distinguir las tempranas (primavera), las de media estación y las tardías. Las más habituales, tanto en cultivo como en consumo, son las que se detallarán a continuación.

La cebolla blanca

allium-cepa-blanca

Es una de los tipos de Allium cepa más utilizados en la gastronomía. Es la más común, la que tiene el bulbo de color blanco.

Se cultiva en prácticamente todo el mundo, tiene un sabor un poco ácido y un picor que puede variar en intensidad según la forma en la que se cultive. Son perfectas para comer crudo, pues, aunque pueda no parecerlo, tienen un gusto más dulce que otras variedades.

Se encuentran disponibles durante todo el año.

La cebolla amarilla

Este tipo se ha estado cultivando desde hace miles de años, teniendo su origen en Asia central.

Al igual que la anterior, es una de las más usadas en cocina, pues su sabor, aunque contundente, no es muy fuerte.

Su carne, es decir, las capas del bulbo son de color amarillo, de ahí su nombre. El tamaño puede variar desde una pelota de golf hasta una un poco más grande.

La puedes encontrar en cualquier tienda y en cualquier época del año, pero debes saber que es en verano y principios de otoño cuando tienen un sabor más dulce. Asimismo, son las que ofrecen un periodo de conservación más largo.

La cebolla roja

allium-cepa-roja

Como cabe esperar con tan solo oír o leer su nombre, esta Allium cepa se caracteriza por tener una piel de color rojizo tirando a púrpura. Sin embargo, y pese a esta coloración exterior, la carne interior es blanca.

El bulbo es grande y globoso.

En cuanto al sabor, son ásperas y picantes. Asimismo, dado su especial brillo, son ideales para decorar ciertos platos o para consumir en crudo en algunas recetas.

En lo referido a la composición química, estas cebollas son muy ricas en antioxidantes.

La Allium cepa roja se puede comprar durante todo el año, pero si buscas un sabor más suave, te recomendamos que las consumas en verano y a principios de otoño.

Allium cepa dulce

Nos encontramos ante la variedad de Allium cepa más dulce.

Estas cebollas se han vuelto muy populares gracias al escaso picor que tienen, pues las ventajas que ofrecen en el tema culinario son amplísimas. El consumo en crudo es el uso estrella.

Existen varias variedades de Allium cepa dulces, siendo las más comunes la Rosada de Tropea, L’Oignon de Roscoff o la Vidalia Onions.

La chalota

Cebolla caracterizada por presentar un bulbo rojizo, ovalado y con un grosor menor que otros tipos. En el interior del mismo se encuentran unos “dientes” similares a los del ajo.

El sabor varía entre el ajo y la cebolla común y cuentan con un picor muy ligero.

Las chalotas ofrecen un gran tiempo de conservación y su consumo se ha extendido en todo el mundo. En la actualidad, se utiliza en cocina para preparar ensaladas, vinagretas o como acompañamiento de carnes.

El cultivo de Allium cepa

allium-cepa-cultivo

Como todas las especies vegetales, la Allium cepa se debe plantar respetando una serie de factores relacionados con por ejemplo el riego, la profundidad del terreno o el tipo de suelo.

Si buscas que tus cebollas crezcan en todo su esplendor, te recomendamos que prestes mucha atención a las recomendaciones que te ofrecemos a continuación. Si las tienes en cuenta, podrás asegurarte tener una plantación sana y vigorosa.

La temperatura perfecta

La cebolla, tal y como se ha mencionado con anterioridad, es una planta originaria de Asia central, una región de clima templado.

Por ello, para la formación y maduración del bulbo, va a necesitar temperaturas altas. Sin embargo, en los inicios de su cultivo, es capaz de superar temperaturas más frías.

El suelo y la profundidad

La Allium cepa prefiere terrenos sueltos, sanos, ricos en materias orgánicas y de consistencia media.

La profundidad va a depender del tipo de suelo que sea. Por ejemplo, si vas a cultivar en tierra compacta, la profundidad de cultivo será mayor que en los terrenos sueltos.

Cabe señalar que, en los suelos pedregosos y poco profundos, la cebolla adquirirá un sabor más fuerte y no se desarrollará correctamente. Intenta evitar este tipo de zonas.

El riego que necesita la Allium cepa

riego-de-planta

Como en otras plantas, el riego inicial será clave.

Justo después de la plantación, riégala. A medida que la cebolla se va desarrollando, reduce la cantidad de agua suministrada y el periodo entre riegos. Si lo haces cada 15 días será suficiente.

Es muy sensible a los excesos de humedad, sobre todo al final del cultivo.

El abonado y la fertilización

Se debe llevar a cabo un abonado mineral en los momentos previos al cultivo de cebolla, de forma que los minerales aportados queden envueltos en una capa de tierra.

Si estás buscando bulbos grandes, lo mejor es que fertilices la tierra. Pero recuerda, no te excedas y, en caso de duda, siempre es mejor consultar a un experto.

Los minerales más usados son el nitrógeno, el fósforo, el potasio y el calcio.

La eliminación de malas hierbas

Escardar es uno de los procesos más importantes en el mantenimiento del cultivo de Allium cepa.

Como ya hemos mencionado en algunos artículos anteriores, las malas hierbas compiten con las plantaciones por los nutrientes de la tierra. Si no se eliminan, las cebollas pueden desarrollarse anormalmente.

¿Lo mejor? Eliminar esta vegetación en cuanto se tenga constancia de su existencia. Puedes usar herbicidas.

Las enfermedades y plagas que pueden afectar a las plantaciones de Allium cepa

fertilizar-planta

Las buenas prácticas de cultivo mencionadas en el apartado anterior no son siempre sinónimo de cosechas perfectas. Existen agentes externos que pueden afectar de manera negativa a las cebollas.

Estamos hablando de las plagas y las enfermedades.

Algunas de estas afecciones son capaces de reducir el crecimiento de la planta, causar estragos en las hojas y provocar que los tejidos se ablanden.

Las pestes más comunes de Allium cepa son las siguientes:

  • Escarabajo de la cebolla: son larvas de color amarillo que aparecen en primavera. Ponen huevos en las hojas y una vez que estos insectos son adultos, las perforan.
  • Mosca de la cebolla: larvas de color gris-amarillento que inverna en el suelo. Atacan a las flores y a los órganos verdes. Su ataque provoca la muerte de las hojas y la putrefacción de las partes afectadas.
  • Trips: aparecen en los veranos cálidos y secos. Son capaces de amarillear y secar las hojas, lo que puede conllevar al marchitamiento de la planta.
  • Polilla de la cebolla: insecto que pone los huevos en las hojas (a finales de mayo) y que causa que la planta detenga el desarrollo, que las hojas se tornen amarillas y como consecuencia final, que la Allium cepa se muera.

Las enfermedades que pueden atacar a la cebolla son:

  • Roya: los síntomas de esta afección aparecen al comienzo del verano. Provoca que las hojas se sequen prematuramente como consecuencia de su ataque.
  • Podredumbre blanca: se trata de un fieltro blanco algodonoso que ataque en el momento que brotan las plantas. Las hojas pueden morir.
  • Botrytis: esta enfermedad (de la que hemos hablado en uno de nuestros posts anteriores) origina diferentes manchas en las hojas de las cebollas. Cuando su ataque es severo, puede causar necrosis foliar.

La lucha contra las plagas y las enfermedades radica en los métodos de control químicos. Por ello, en caso de que tu cultivo se vea afectado, te recomendamos que acudas cuanto antes a un profesional para que sea éste el que te ofrezca los productos más adecuados.

En caso de duda, siempre es mejor pedir ayuda.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This