Escucha el post
Voiced by Amazon Polly
Puntúa

Volvemos un día más con un post pensado para los amantes de la jardinería, teniendo esta vez como protagonista una planta que se usa para diversas aplicaciones, siendo la culinaria la más importante: agave.

Este género de plantas suculentas (algunas son más crasas que otras) es originario de las regiones más áridas de México y del sur de Estados Unidos. En la actualidad, existen numerosas especies de agave siendo las más comunes Agave americana, Agave attenuata y el Agave tequilana.

En este artículo del blog te enseñaremos los aspectos de jardinería más importantes en cuanto a esta planta, es decir, los cuidados que necesita. Además, te explicaremos algunas de las características más importantes del género.

¿Empezamos?

El agave: algunas de sus características destacadas

Nombre científico   Agave
Nombre común   Agave, Ágave
 Clase   Liliopsida
 Familia   Asparagaceae
 Género   Agave
 Origen   Zonas cálidas de México y EE.UU.

Originario de las regiones calurosas de México y del sur de EE. UU., el agave es un género de plantas que destaca por sus variadas aplicaciones, siendo la culinaria y la decorativa las más comunes.

Actualmente, algunas de las especies que conforman este género gozan de una gran importancia económica en zonas como Jalisco (México), pues sirven de materia prima para la elaboración de una de sus bebidas estrella, el Tequila.

Pero hay más características que definen el agave.

Tal y como te mencionábamos anteriormente, son plantas suculentas. Sus hojas, dependiendo de la variedad que sea, son más o menos crasas y en ellas se almacenan agua y nutrientes.  En algunos casos, son de gran tamaño.

¡Y tienen espinas!

Sí, así es, la mayoría de las especies de agave tiene hojas provistas de espinas leñosas, robustas y aplanadas. Este género también se caracteriza por desarrollar un escapo floral de mayor longitud que las hojas.

Los usos del agave

Te lo adelantábamos en el apartado anterior y ahora te lo repetimos, el agave es una planta multiusos con una gran variedad de aplicaciones.

Actualmente, su utilización más importante (económica y culturalmente hablando) es la culinaria. Pero no podemos olvidarnos del ornamental.

Algunos usos son:

  • Edulcorantes y siropes: muy famoso el sirope de agave.
  • Bebidas fermentadas como el aguamiel.
  • Aguardientes: Tequila y Mezcal.
  • Papel, tejas, vigas o clavos: fabricados con sus hojas secas, sus tallos, las espinas o el gabazo residual.
  • Instrumentos musicales, elaborados a partir de la floración.
  • Si se plantan en fila, sirven como cerramientos. Además, es un género muy bonito para plantar junto a cactus u otras suculentas. Una de las especies más usadas en decoración es el Agave azul (Agave tequilana).

El cultivo de agave

El género agave es resistente, rústico y de mantenimiento bajo. La mayoría de las especies que lo forman, son muy sencillas de cultivar, por lo que, si no tienes experiencia en jardinería, es muy probable que esta planta sea perfecta para ti.

Veamos por tanto qué es lo que debes saber en cuanto al cultivo de agave.

Luz y temperaturas

Los agaves, sea cual sea la especie, necesitarán que los plantes a pleno sol pues crecen mejor si reciben luz solar directa (en todas las épocas del año).

Dado su origen, las temperaturas perfectas son entre los 20-30⁰. En cuanto a esto, debes saber que hay alguna variedad que resiste temperaturas muy frías (hasta -15⁰C) y ésta es Agave parryi.

Aunque acepta estar plantado en una maceta, el agave requerirá que lo desplaces al aire libre cuando llega la primavera y hasta que empieza el otoño.

Riego

Escapo floral del agave

Como muchas de las plantas que hemos analizado a lo largo de todo este tiempo, este género craso no tolera los encharcamientos de agua. Por lo que sólo se debe regar cuando se vea que el sustrato está seco.

Sobrevive a la sequía.

Sea como sea, en invierno bastará con que lo riegues 1 vez al mes (mayor frecuencia si lo has cultivado en maceta) y siempre que observes que su tierra está muy árida. En verano, con 2 veces al mes es más que suficiente.

Ojo, no dejes nunca que el agua quede estancada y evita en todo momento mojar sus hojas.

Sustrato y maceta

Para un crecimiento óptimo de agave, el suelo debe ser arcilloso, permeable, rico en nutrientes y en elementos como el hierro y el basalto. Peso a esto, es habitual plantarlo en tierra especial para cactus (disponible en viveros y centros de jardinería).

La tierra que uses tiene que drenar bien el agua de riego y de lluvia, pues no tolera los encharcamientos.

Si has decido usar una maceta, lo mejor es que emplees recipientes no muy grandes (demasiada tierra podría favorecer el encharcamiento de agua y, por consiguiente, consecuencias negativas).

La maceta mejor que esté fabricada en terracota, pues este material favorece la respiración de la tierra.

Abonado

Se recomienda abonar la planta con abono líquido diluido en el agua de riego. ¿Cuándo? Desde la primavera hasta mediados de otoño. El fertilizante debe ser específico para este tipo de plantas.

En invierno, no abones.

Como siempre recomendamos con relación a este proceso, si tienen alguna duda, es mejor que no hagas nada. Acude a un centro de jardinería especializado y déjate ayudar por un profesional.

Un mal abonado puede ser fatal para el agave.

Resumen
Agave, la planta suculenta multiusos
Nombre
Agave, la planta suculenta multiusos
Descripción
El agave es un género de plantas crasas originario de México y Sur de EEUU. Destaca por sus aplicaciones culinarias y decorativas.
Autor
Nombre de autor
Todohusqvarna.com
Logo