Escucha el post
Buxus sempervirens, el pequeño arbusto de uso ornamental
5 (99.96%) 453 votes

Volvemos un día más con un nuevo protagonista. Hoy, en el blog de Husqvarna, la estrella absoluta será el Buxus sempervirens.

A estas alturas ya te estarás preguntando qué son estas palabrejas y de qué especie puede tratarse. Y es totalmente comprensible. Si en su lugar te mencionamos boj, estamos seguros de que ya sabrás por dónde va el tema.

Todo jardinero, decorador o amante de las plantas, habrá oído hablar de este famosísimo arbusto de origen europeo, pues, con el paso de los años, se ido colando en la decoración vegetal.

¡Y lo ha hecho a lo grande!

El Buxus sempervirens se usa para embellecer los jardines y el interior de viviendas o edificios públicos, de ahí su actual popularidad. Se trata de una especie resistente y longeva que crece en las colinas secas y áreas de matorral del centro y sur de Europa.

En este nuevo artículo analizaremos todas las características del boj, sus usos, sus cuidados y las plagas o enfermedades a las que se puede enfrentar en algún momento de su vida.

Si eres propietario de uno de estos árboles y quieres saber cómo cuidarlo, o si simplemente sientes curiosidad, ¡inspírate con esta ficha!

¿Empezamos?

Buxus sempervirens: Qué es, qué características tiene y para qué se usa

Nombre común: Boj, Boj común, Boje

Nombre científico: Buxus sempervirens

Clase: Magnoliopsida

Orden: Buxales

Familia: Buxaceae

Género: Buxus

Origen: El Buxus sempervirens es un arbusto pequeño originario de Europa, norte de África, Asia menor y el sur del Himalaya.

Distribución: El boj crece en colinas secas y áreas del matorral en el centro y sur del continente europeo. En España, habita principalmente en el norte, concretamente en las montañas calizas. Es una especie que se puede encontrar dentro de los bosques (pinares, encinares y robledales) o en laderas rocosas.

¿Cuáles son las características principales de este arbusto?

buxus-sempervirens-flores

Este pequeño árbol, perteneciente al género Buxus, es una especie arbórea de pequeño tamaño, de follaje perenne y muy ramificada.

Puede alcanzar, de forma excepcional y en su hábitat natural, los 12 metros de altura, pero, si se cultiva, es habitual dejarlo crecer hasta aproximadamente los 3 metros, de ahí que se considere un arbusto.

Crece formando parte de bosques junta a otras especies (pinos, encinas o robles) o en las laderas de las rocas, de forma individual. Este Buxus se desarrolla de manera silvestre en zonas de matas, colinas y otros terrenos rocosos de Europa y Asia.

Su tallo está muy ramificado y lo cubre una corteza cuyo aspecto varía en función de la edad del arbusto. Mientras que los bojes jóvenes presentan una corteza lisa, los más adultos la tienen cubierta de hendiduras.

Es una especie de crecimiento muy lento, por lo que tolera mejor la multiplicación por esquejes. Si la reproducción se hace por semillas, el desarrollo total del Buxus sempervirens puede tardar mucho tiempo.

Sus hojas enteras, opuestas y flexibles.

buxus-sempervirens-hojas

La forma de éstas es oval y su tamaño es muy pequeño. Suelen tener un color verde intenso y brillante en la cara superior, mientras que por el envés son más pálidas y amarillentas. Los bordes suelen estar ligeramente enrollados.

¿Y cómo son sus flores?

El Buxus sempervirens florece al final del invierno y sus flores pueden ser monoicas, es decir, pueden tener género masculino o género femenino, pero no ambos. Presentan un color blanquecino, miden alrededor de 2 mm y no tienen olor.

Aunque no tienen aroma, sí son muy ricas en néctar.

Las flores del boj atraen a insectos como las abejas y son éstas las encargadas de polinizar el jardín. Aunque se trata de un arbusto muy interesante para decorar, sus flores carecen de interés ornamental alguno.

¿Y qué pasa con sus frutos?

Pues bien, los frutos del boj se presentan en cápsulas marrones o grises, duras y de forma ovalada. Miden aproximadamente 1 cm de longitud, maduran en verano y al abrirse se pueden ver 3 valvas con 2 cuernos cada una. Cada una de las cápsulas contiene 6 semillas de un color negro muy oscuro.

Como dato curioso, mencionar que el Buxus sempervirens tiene una longevidad de alrededor 600 años. Si plantas un boj, éste estará decorando tu jardín por muchos años, durará generaciones.

¿Cuáles son los usos del Buxus sempervirens?

buxus-sempervirens-decoración

El Buxus sempervirens, al contrario de lo que puedas pensar, tiene numerosas aplicaciones. Sin embargo, si por algo se le conoce es por sus usos ornamentales en jardines y en espacios interiores.

Y no es algo reciente.

Ya en la antigua Grecia y Roma este pequeño arbusto se usaba como seto para demarcar los espacios verdes y los límites de una propiedad. Además, en este periodo histórico, su madera se empleaba como plancha para grabados e imprentas.

En la actualidad, sus usos no han cambiado mucho.

El boj es muy apreciado en la jardinería. Se emplea para formar setos y molduras que requieran poco mantenimiento (sobre todo los que necesitan menos podas y cortes), pues como hemos dicho, al tener un crecimiento muy lento, las aplicaciones están más limitadas.

Con sus ramillas se confeccionan ramos de flores o centros de mesa y con su madera (dura, pesada y amarillenta) se crean esculturas y grabados.

Además, se puede ver en forma de bonsái.

Esta técnica que consiste en la limitación de crecimiento de una planta, la hemos explicado en uno de nuestros artículos. Con ella, se consigue disminuir el tamaño de ciertas especies gracias a la poda y a técnicas de trasplante. ¿El resultado? Bojes de formas variadas, porte elegante y reducido tamaño.

Olvídate de la falta de espacio.

Si quieres plantar un Buxus sempervirens en casa y no tienes una zona grande para plantarlo como seto, la técnica del bonsái es perfecta para ti. Te llevará un poco más de tiempo y supondrá más tareas de mantenimiento, pero seguro que no te arrepentirás.

Las otras aplicaciones del boj: sus usos medicinales

No vayas a pensar que el Buxus sempervirens solo genera interés ornamental. También es un árbol muy empleado en la medicina.

Aunque sus frutos son muy tóxicos y sus hojas contienen un componente perjudicial, éstas, junto a la corteza y las raíces, se pueden usar para tratar algunos problemas de salud (alopecia, estreñimiento, fiebre o reuma).

La ingesta de la planta se debe regular y controlar.

Una gran cantidad puede desembocar en más problemas de salud. Por ello, te aconsejamos que acudas a un profesional antes de decidirte a ingerir alguna de las partes mencionadas.

¿Y para qué más se puede utilizar el boj?

Su madera, dura, amarillenta y muy pesada, se emplea en la ebanistería, en trabajos de torneado y en pequeños utensilios caseros. Asimismo, también se usa en la elaboración de instrumentos de viento-madera.

El cultivo del Buxus sempervirens: ¿Qué cuidados necesita?

cuidados-buxus-sempervirens

Ya nos empieza a quedar claro que el Buxus sempervirens es una especie longeva que puede durar muchos años. Aunque este es un hecho probado y pese a que se trata de un arbusto muy resistente, sí necesita ciertos cuidados y unas condiciones de cultivo específicas para desarrollarse correctamente.

Las condiciones en las que por ejemplo se encuentre el terreno o las temperaturas ambientales de la zona, son muy importantes a la hora de cultivar este arbusto. Además, requisitos como el riego, la poda o el abonado van a condicionar, en mayor o menor medida, las plantaciones de Buxus sempervirens.

La ubicación, mejor fresca y en exterior

El primer paso en el cultivo de cualquier planta es decidir el lugar en el que se va a plantar. No todos los espacios sirven, ya que existen factores como la iluminación o el viento que afectarán a su desarrollo. Una zona de plantación incorrecta supondrá un mal crecimiento y en muchas ocasiones, la muerte de la especie.

El boj crecerá mejor en zonas frescas y exteriores.

Las mejores ubicaciones son aquellas que tengan una temperatura entre los 3 y 10 grados durante todo el invierno. Debido a su naturaleza puede llegar a tolerar climas muy fríos y heladas de hasta -10ºC. Necesita mucha luz por lo que los lugares mejor iluminados son los perfectos para su desarrollo.

El Buxus sempervirens resiste muy bien el frío, el viento y la sequía.

Los riegos necesarios

La cantidad de agua que le suministres al arbusto dependerá de la luz que recibe, de las temperaturas existentes en ese momento y de por ejemplo la estación del año en la que te encuentres.

No será lo mismo regarlo en invierno que en verano.

Como norma general, lo debes regar una vez cada 7 días durante todo el año, a excepción del verano. Cuando las temperaturas son más elevadas, hay que aumentar el volumen de agua suministrada y hacerlo un par de veces cada semana.

Deja secar la tierra entre riego y riego.

El abono

abono-orgánico

Durante las épocas de primavera y verano se recomienda abonarlo, ya sea con abonos minerales para plantas verdes o bien con orgánicos (estiércol, humus, etc.). Si eres de esas personas que mantienen el terreno con los minerales y nutrientes adecuados, este proceso no será tan necesario. El invierno es la época de reposa, por tanto, es mejor que no abones.

El abono debe ser es específico para este tipo de planta, por ello, si tienes alguna duda, es mejor que acudas a un profesional o a una tienda especializada en jardinería.

La cantidad de luz solar que necesita

El boj no es exigente en cuanto a la luz que recibe.

Crece tanto en zonas bañadas por el sol como en espacios de semisombra. Sí es cierto que en caso de que se plante a pleno sol, la luz que reciba debe ser moderada (en este caso los riegos deberán ser mayores, de tal forma que el terreno esté siempre húmedo).

Si te has decidido por una ubicación en la que la cantidad lumínica es menor, debes saber que tu Buxus desarrollará hojas de una tonalidad más oscura.

Tus gustos y preferencias juegan aquí un papel importante.

El sustrato y el tipo de terreno

El boj se adapta a prácticamente cualquier tipo de terreno.

Si va a estar plantado en zonas exteriores, el mejor sustrato es el calizo. Sin embargo, si lo vas a plantar en macetas interiores, es mejor usar uno de cultivo universal mezclado con perlita para así evitar los temidos encharcamientos.

Como norma general, tanto para zonas interiores como exteriores, el sustrato debe estar en todo momento bien drenado. Tolera la humedad, pero no los encharcamientos. Además, si está suelto y es rico en cal, mejor que mejor.

La poda, el trasplante y el alambrado

poda-buxus-sempervirens

La poda, el trasplante y el alambrado

Hay un momento en la vida de una planta en la que su cambio de maceta, tierra o ubicación es sumamente necesario. En el caso del boj, se recomienda llevar a cabo el trasplante durante la primavera o en verano, que es cuando ya han terminado las temidas heladas.

El Buxus sempervirens es de crecimiento lento y muy resistente.

Se puede podar para mantener su forma natural o para convertirlo en setos y así decorar el jardín o el interior de casa. Este procedimiento se debe hacer antes de que florezca. Esta poda de formación es la más empleada con el boj.

El alambrado es la técnica que consiste en dar forma y modelar a los árboles bonsáis. En el caso del boj, se puede alambrar en cualquier época del año.

La multiplicación del boj: semillas o esquejes

El Buxus sempervirens se propaga en su hábitat natural mediante semillas, pero si se cultiva, la forma más usada es por esquejes (es mucho más rápida y se obtienen resultados mucho antes).

Para llevar a cabo este proceso debes coger ramas desarrolladas y plantarlas en una maceta con una mezcla de tierra de hoja y arena. Los recipientes se deberán colocar en invernaderos fríos durante el invierno. Al final del verano, el boj ya habrá enraizado y podrás sembrarlo en el jardín o trasplantarlo a recipientes más grandes.

Si no te ha quedado claro cómo se hacen los esquejes, en uno de nuestros artículos de jardinería, explicamos cómo se lleva a cabo este proceso, describiendo para ello todos los pasos a seguir y ofreciendo recomendaciones respecto a los aspectos más importantes.

Las plagas y enfermedades más comunes del Buxus sempervirens

Pese a ser una planta muy resistente, el boj no está exento de contraer alguna enfermedad o sufrir algún tipo de plaga.

Las pestes más comunes son las de los mosquitos, las cochinillas o las arañuelas, y todas ellas causas numerosos estragos en el árbol. En cuanto a las afecciones, debemos destacar la podredumbre de la raíz, el chancro y la roya.

Atajarlas a tiempo y erradicarlas, será fundamental para conseguir un buen desarrollo del Buxus sempervirens y evitar daños tan graves que terminen por provocar la muerte del árbol.

Las plagas más comunes

plaga-buxus-sempervirens

El boj común puede sufrir el efecto de numerosas plagas, siendo las más habituales las siguientes:

Mosquitos del boj: son las larvas de este insecto las que causan estragos en el boj. Sus efectos se pueden ver a simple vista en las hojas, pues están cubiertas por galerías. Además, pueden causar ampollas. La mejor forma para erradicarlos es pulverizar la planta durante la primavera, cortar las ramas afectadas y echar un insecticida para acabar con las larvas más jóvenes.

Cochinillas: es una de las plagas más persistentes. Para su erradicación se necesita ser constante con el tratamiento. Las cochinillas provocan la aparición de manchas oscuras en el árbol.  Este organismo succiona la savia del boj y se suele colocar en el envés de sus hojas.

Arañuela: ocasiona un cambio de color en las hojas. Éstas, se vuelvan amarillas y con un tono plateado o parduzco. La arañuela absorbe la savia de las hojas y puede ocasionar daños muy graves. Para combatir esta peste, hay que usar acaricidas especializados.

Psylla buxi L.: plaga común del boj. Estos insectos se colocan en las hojas jóvenes de los árboles y sus picaduras provocan clorosis y deformaciones, aparición de fumagina y el depósito de melaza. El ataque de psilas afecta al crecimiento del arbusto y causa daños en la apariencia general del boj.

Las enfermedades habituales del boj

buxus-sempervirens-enfermedades

El Buxus sempervirens tampoco está exento de contraer alguna de las siguientes enfermedades:

Phytophthora cinamomo: hongo producido por la excesiva humedad. Este microorganismo vive en el suelo y en diferentes tejidos vegetales, puede tomar diferentes formas y se mueve por el agua. Causa la pudrición las raíces. Para saber si tu arbusto está o no infectado, tienes que mirar las hojas. Éstas, pierden color, se tornan amarillas y la planta acaba por marchitarse. No hay remedio efectivo por lo que lo mejor es arrancar el boj de raíz.

Chancro: es la enfermedad que más daño provoca al Buxus sempervirens. Las hojas cambian de color y se vuelven amarillas, se quedan pegadas a las ramas y presentan pústulas de color rosado. Está causada por el hongo Pseudometria rousseliana y para erradicarlo se deben cortar las partes afectadas y tratar al árbol con insecticidas.

Roya: es una enfermedad causada por hongos, aparece principalmente en las zonas aéreas de las plantas, como las hojas, los tallos, las flores o los frutos. Provoca que en el haz de las hojas aparezcan puntos amarillos acompañados de decoloración general de las mismas, y en el envés unos puntitos marrones o rojizos. Como consecuencia, las brácteas pueden llegar a caer.

Oidio: hongo parásito que ataca a las partes aéreas del árbol. Sabrás que tu boj está infectado cuando sus hojas estén recubiertas con una capa algodonosa de color blando. Una vez que ha atacado, las hojas se vuelven amarillas y posteriormente se secan.

– Mycosphaerella patouillardi: hongo que ataca a las hojas del boj de forma que en los bordes de las mismas aparecen manchas blancas y en la superficie puntos negros. Como consecuencia, las partes afectadas terminan por secarse y caer.

Y hasta aquí nuestro análisis del Buxus sempervirens. Esperamos que esta ficha te haya dado respuesta a alguna duda que pudieras tener y que de alguna manera de haya sido de ayuda para cuidar tu pequeño arbusto.

Nos vemos en la próxima entrega.

 

Resumen
Buxus sempervirens, el pequeño arbusto de uso ornamental
Nombre
Buxus sempervirens, el pequeño arbusto de uso ornamental
Descripción
El buxus sempervirens es un arbusto cuyo uso principal es el decorativo. Como todas las plantas requiere de unos cuidados especiales que se deben seguir para no sufrir plagas y enfermedades.
Autor
Nombre de autor
TodoHusqvarna.com
Logo