Acer palmatum, el árbol asiático perfecto para decorar
5 (100%) 172 votes

Empezamos el año con una nueva ficha de planta, siendo nuestro protagonista el precioso Acer palmatum.

Más conocido por “arce japonés” esta pequeña especie es una de las más populares en la decoración de espacios interiores y de jardines exteriores.

Destaca por sus hojas de gran dimensión y tonalidades brillantes.

Si eres un amante de las plantas y de la jardinería, te interesa seguir leyendo, pues a lo largo de este artículo analizamos las características, cuidados y usos del Acer palmatum.

¡Qué mejor manera de empezar el año que aprendiendo algo nuevo!

Acer palmatum: qué es y qué características tiene

Nombre común: Arce japonés palmeado, Arce japonés, Arce poliformo

Nombre científico: Acer palmatum

Clase: Magnoliosida

Orden: Sapindales

Familia: Sapindaceae

Tribu: Acereae

Género: Acer

Origen: El Acer palmatum es una especie originaria de Asia. Se trata de un árbol nativo de las regiones de Japón y Corea del Sur.

El Acer palmatum, más conocido como arce japonés, es un árbol de hoja caduca (sus hojas no resisten la temporada seca, el otoño, y terminan por caerse). Es una de las especies más apreciadas en la decoración de interiores, es habitual verlo en forma de bonsái.

En realidad, es uno de los bonsáis más cultivados.

El arce japonés es un pequeño árbol que puede alcanzar entorno a los 6-10 metros de altura, midiendo de manera excepcional los 16 metros. Regularmente, es una planta que se desarrolla como accesoria a otros árboles de mayor envergadura.

El Acer palmatum puede contar con varios troncos.

acer-palmatum-hojas

Su forma puede ser piramidal (cuando se encuentra en la etapa de crecimiento, es decir, cuando es un árbol joven) o domo (en su fase adulta).

Pero por lo que más destaca esta especie es por sus hojas. Éstas son apreciadas por su coloración y su forma. Tienen aproximadamente unos 5-12 centímetros de longitud y son palmatilobadas, es decir, están divididas en lóbulos muy marcados.

Según la variedad de Acer palmatum que sea, pueden ser de color verde, roja o púrpura.

¿Y las flores? En lo que en otras especies son lo más apreciado, en el caso de este árbol, carecen de interés ornamental. Éstas se encuentran en pequeñas cimas, son individuales y cuentan con 5 sépalos rojos o púrpuras y 5 pétalos de color blanco.

La producción de frutos se lleva a cabo en primavera (abril-mayo).

Las subespecies y variedades de Acer palmatum

acer-palmatum-hojas-rojas

En la actualidad, existen multitud de cultivares de Acer palmatum y al contrario de lo que en un principio se pueda pensar, estas plantaciones no son de una única subespecie, en realidad, son de tres diferentes:

  • Acer palmatum subsp. Matsumure: la de hojas de mayor tamaño, de hasta 12 centímetros de ancho.
  • Acer palmatum subsp. Palmatum: subespecie con las hojas más pequeñas (7 centímetros de ancho).
  • Acer palmatum subsp. Amoenum: se encuentra a medio cambio entre las dos anteriores, es decir, presenta unas hojas de tamaño entre los 7-12 centímetros.

Y la subespecie Palmatum, a su vez, cuenta con las siguientes variedades:

  • Deshojo: lo que más destaca de este árbol es el color que adoptan sus hojas en primavera, un rojo carmín que llena de belleza la estancia en la que se encuentre. Cuando termina la primavera, la coloración se torna en verde y finalmente este Acer palmatum adquiere una tonalidad parda.
  • Arakawa: la principal característica de esta variedad es el tronco rugoso que posee. De hecho, el nombre, en japonés significa eso mismo, “tronco rugoso”. Las hojas, en este caso, son verdes durante todo el año, tornándose amarillas en otoño.
  • Katsura: destaca por sus hojas de color verde-amarillento con puntos anaranjados y el borde rojizo.
  • Aoyagi: esta variedad presenta unas hojas de tonalidad verde lima en verano. En el otoño, sin embargo, este color cambia y se torna en amarillo.

Los usos del Acer palmatum

Y como cabe esperar, los usos principales del Acer palmatum son ornamentales.

El color de sus hojas, su forma y su tamaño lo han convertido en un árbol perfecto para la decoración interior y exterior.

Tal y como hemos mencionado anteriormente, en la actualidad, es muy habitual verlo como bonsái.  Y hablando de esto, en uno de nuestros artículos podrás encontrar cómo se lleva a cabo esta práctica tan destacada en la ornamentación. En éste, analizamos los pasos que se deben seguir para llevar a cabo el proceso de convertir una especie arbórea en una planta de menor tamaño.

Los cuidados del Acer palmatum

acer-palmatum-cuidados

Vayamos ahora con las necesidades de plantación del Acer palmatum.

Se trata de un árbol perfecto para los jardineros un poco más avanzados, debido principalmente a características de cultivo como el trasplante o la poda. Pero no te preocupes, su mantenimiento no es complejo.

Para ello, ten en cuenta las recomendaciones que te vamos a ofrecer a continuación.

  • Ubicación-Luz: las condiciones de luz dependerán del espacio en el que se plante, pues no será lo mismo hacerlo en el jardín o en una maceta dentro de casa. Como regla general, intenta colocar el árbol en un espacio en el que no le de la luz solar de forma directa, pues de lo contrario, sus hojas pueden sufrir alguna quemadura.
  • Suelo: el sustrato en el que se cultive deberá estar bien drenado, sobre todo si se planta en un recipiente. Además, lo mejor es que el pH sea bajo (entre 4 y 6 tanto para maceta como para jardín) y que el suelo sea profundo.
  • Riego: riegos regulares (varias veces por semana) y aumentar la cantidad de agua en la época de más calor. No tolera la sequía, por tanto, lo mejor es que el terreno se encuentre siempre húmedo. Recuerda evitar los encharcamientos.
  • Abonado: para que el árbol se desarrolle correctamente, abónalo durante la primavera y el verano. El fertilizante usado debe ser específico para este tipo de plantas. En caso de duda, acude a un profesional.
  • Trasplante: si has decidido plantar tu arce japonés en una maceta, debes saber que lo deberás trasplantar cada 2 años aproximadamente, sobre todo si has usado un sustrato muy poroso. Hazlo a finales del invierno. Sin embargo, si lo que quieres es trasplantarlo al jardín, lo mejor es que lo hagas durante la primavera, antes de que sus hojas se desarrollen.
  • Poda: es uno de los procesos más importantes si has decidido convertirlo en un bonsái. La poda normal se puede realizar durante todo el año, pero la de formación es mejor hacerla en otoño. Retira las hojas en mal estado y deja intactos los peciolos.

Las enfermedades y plagas que pueden afectar al Acer palmatum

Las especies vegetales nunca están exentas de contraer alguna enfermedad o verse atacada por alguna peste. Hagas lo que hagas, tus plantas, tarde o temprano, estarán enfermas o débiles.

Y el Acer palmatum no es una excepción. Por ello, no está de más que las conozcas, así sabrás cómo actuar en caso de contagio.

Las que afectan al arce japonés son:

  • Cochinilla algonodosa: es una de las plagas más comunes en las plantas. Se trata de un insecto que chupa la savia y como consecuencia, aparecen malformaciones en las hojas y el tallo. Asimismo, expulsan el exceso de savia sobre la superficie de las mismas, lo que conlleva a la aparición del denominado hongo negrilla.
  • Pulgón: otra de las pestes más habituales. Cuando la planta es atacada por estos pequeños insectos, pierde vigor, su crecimiento se reduce y la floración disminuye. Los pulgones se alimentan de la savia y además, se comen las hojas.

Ambas plagas se pueden evitar si se mantiene el sustrato húmedo y no encharcado. Asimismo, si se lleva a cabo la prevención con insecticidas ecológicos, tu Acer palmatum podrá mantenerse sano.

 

Resumen
Acer palmatum, el árbol asiático perfecto para decorar
Nombre
Acer palmatum, el árbol asiático perfecto para decorar
Descripción
El Acer palmatum es una de las especies perfectas para decorar. Ya sea en el jardín o como bonsái, sus hojas llamativas llenarán de vida hasta el rincón más aburrido.
Autor
Nombre de autor
Todohusqvarna.com
Logo